Neltume Centro

relaciones de violencia

Gustavo Minder

Psicólogo Clínico

DIRECTOR NELTUME CENTRO

“La agresión y la violencia están de moda estos días" ¿Frase actual?, ¿de algún periódico nacional? Frase de un libro de psicología editado en 1991 y posiblemente encontremos afirmaciones equivalentes en otros textos.

¿QUÉ ES LA VIOLENCIA?

 

La violencia es el tipo de interacción entre sujetos que se manifiesta en aquella conducta o situación que provocan o amenazan con hacer daño, mal o sometimiento grave a un individuo o a una colectividad, en realidad lo realizan, afectando a sus víctimas de tal manera que limitan sus potencialidades o futuras.

 

El ser humano como ente social: sentimos agrado por las personas cuyas actitudes y atributos son similares a los nuestros. Nos unimos a grupos; conformados y formamos jerarquías. Mostramos favoritismo por nuestros propios grupos y, cuando confrontamos a otros grupos, reaccionamos con conductas que pueden tornarse negativas, ya sea con advertencias, hasta llegar al genocidio. Estas características comunes, nos definen en tanto especie, dan cuenta de nuestra naturaleza humana.

 

APRENDEMOS Y NOS ADAPTAMOS dependiendo de nuestra CULTURA
(Sexo, belleza, expresividad, preocupaciones, formalidad, éxito, puntualidad, etc).

 

Todas las culturas tienen sus propias ideas aceptadas acerca de la conducta apropiada. Las normas nos restringen y controlan de manera tan exitosa y tan sutil que inicialmente sentimos su existencia. No hay mejor forma de aprender de nuestra cultura que visitar otra cultura y ver que sus miembros hacen cosas de esa manera, mientras nosotros las hacemos de otra. (Igual que nuestras familias).

 

En situaciones poco familiares, cuando las normas pueden ser imprecisas, monitoreamos las conductas de los demás y adaptamos la nuestra en consecuencia. En situaciones familiares, nuestra palabra y actos surgen sin esfuerzo. El ritualizar o estandarizar comportamientos nos liberan de esfuerzos para concentrarnos en otras cuestiones.

NORMALIZAMOS LA VIOLENCIA Y ESTANDARIZAMOS EL COMPORTAMIENTO PARA AHORRAR ENERGÍA Y SEGUIR FUNCIONANDO.

Estudios sobre conformidad llevados a cabo por Sherif (1936), así como las relacionados a la Obediencia de Milgram (1974), mostraron la importancia de las presiones de la conformidad en los grupos sociales y cómo las personas en puestos de autoridad pueden crear obediencia, incluso hasta el punto de las personas que participan pueden causar daño severo a los demás. (Somos capaces de eso y mucho más).

Estudio de Conformidad, similar a los de Sherif en 1936. Nos demuestra como moldeamos nuestro comportamiento según nuestro entorno; lo normalizamos. 

Experimento de Obediencia de Milgram (1974). 

Piliph Zimbardo, en su bien conocido “Experimento de la Prisión” (Haney, Bank y Zimbardo, 1973), encontró que los estudiantes universitarios masculinos comunes y corrientes, que fueron reclutados para jugar roles de guardias y prisioneros en una prisión simulada se volvieron tan involucrados en sus asignaciones, que su interacción se hizo muy violenta, haciendo que el estudio fuera terminado en sus principios. De hecho se hizo una película que se tituló “El experimento” (Si no la viste, te la recomiendo).

Aquí puedes ver la película “El Experimento” por si te interesa. 

VIOLENCIA EN LA RELACIÓN

 

La violencia doméstica es un tema que cada cierto tiempo se pone de “moda” y es una realidad que muchas veces evitamos visualizar, llegando incluso a pensar que “nunca nos va a pasar a nosotros” o “eso le pasa a otro tipo de personas”.

 

Pero, ¿qué tan lejos estamos de entrar en una relación de violencia? es una pregunta que debemos hacernos constantemente.

El ciclo de la violencia es una pauta de vinculación que se genera de manera sutil y que se va configurando a través del tiempo, sin que nos demos cuenta y que termina por apoderarse de la relación y de nuestra vida.

 

Comienza con pequeñas expresiones de violencia como son una discusión por diferencias de opiniones, valores, intereses y que se transforman en peleas, con insultos, gritos y empujones. Luego de eso se lleva a una siguiente fase de expresión de la violencia como tal, que puede ser; psicológica, física, sexual y económica.

 

Tipos de Violencia


1. Física: es cualquier acción que ocasiona un daño no accidental, utilizando la fuerza física o algún objeto que pueda causar o no lesiones, ya sean internas, externas o ambas.


2. Psicológica: toda agresión realizada sin la intervención del contacto físico entre las personas, ocasionando algún tipo de daño a nivel psicológico o emocional. También puede aparecer lo que se conoce como Pasivo-Agresivo: que es similar a la ironía, parecieran ser comentarios positivos pero enmascaran una sensación profunda de malestar intencionado.


3. Verbal: se caracteriza por acusaciones, insultos, amenazas, juicios, críticas degradantes, ordenes agresivas o gritos.


4. Económica: una forma de control y de manipulación que se muestra a través de la falta de libertad que el agresor ofrece a la victima en la realización de gastos necesarios para cubrir sus necesidades.


5. Sexual: se manifiesta con agresiones a través de la fuerza física, psíquica o moral, rebajando a una persona a condiciones de inferioridad, para implantar una conducta sexual en contra de su voluntad.


El ciclo finaliza con una fase denominada “Luna de Miel”, en donde el agresor se arrepiente y pide perdón por su actuar y promete nunca volver a hacerlo, acompañado de estrategias de reparación, como el afecto, atenciones, regalos, entre otros.

Ciclo de la Violencia

Todos hemos pasado por situaciones en donde nos equivocamos, pero el problema se genera al repetirse este patrón y transformarse en algo “normal” para nosotros. Esa es la primera secuela de la violencia “normalizarla”, luego de eso nos acostumbramos y le quitamos el peso a lo que estamos viviendo, llegando incluso a sentirnos culpables por cosas que no deberíamos y avergonzándonos de nuestra situación.


¿CÓMO SABER SI TENGO UNA RELACIÓN DE VIOLENCIA? 


Responde a las siguientes preguntas y podrás aclarar esas dudas: 

 

1. ¿Mi pareja me ha dañado físicamente? (Empujones, lanzar objetos, darme cachetadas, arrastrarme, tirones de pelo, etc)
2. A veces no doy mi opinión pare evitar peleas.
3. ¿Mi pareja me ha forzado físicamente a tener relaciones sexuales u otros actos sexuales en contra de mi voluntad?
4. Ando tensto(a) por las permanentes críticas de mi pareja sobre cómo me visto y comporto.
5. ¿Mi pareja me ha insultado, humillado, ridiculizado, controlado, etc.?
6. Cuando mi pareja no le parece bien algo tiene reacciones que me asustan.
7. ¿Mi pareja me controla económicamente? (Darme dinero insuficiente para cubrir necesidades básicas; alimentación, movilización, servicios básicos)
8. Mi pareja me presiona para que haga cosas que no quiero.
9. ¿Mi pareja registra mi celular, correos, redes sociales?
10. Siento que no hay igualdad en nuestra relación.
11. ¿Mi pareja me impide ver amistades, familia, estudiar o trabajar?
12. ¿Mi pareja sospecha a menudo que soy infiel?
13. Habitualmente terminamos una discusión a gritos.
14. ¿Mi pareja alguna vez me descalificó en mi sexualidad, por mi cuerpo o culpándome de no satisfacerla?
15. ¿Mi pareja alguna vez me forzó a realizar algún acto sexual que no quisiera?

 

*Si respondiste “si” en alguna de estas preguntas existe la posibilidad de que estés viviendo una relación de violencia o poco sana. Te recomendamos que te acerques a algún profesional relacionado para que pueda ayudarte. No te mantengas solo/a, muchas personas desean ayudarte.

Este violentómetro puede ser una buena herramienta para identificar algunas expresiones de violencia.

NO CONFUNDIR AMOR CON ABUSO

 

Comparto con ustedes uno de los videos que mejor refleja lo fácil que es “encontrarse” en una relación de violencia. Estas relaciones se van construyendo a través del tiempo y guardan estrecha relación con nuestra capacidad de identificar y respetar nuestros propios límites de bienestar. Además de un trabajo de manipulación por parte de nuestra pareja, para hacernos creer que algunas situaciones “normales” y “espirales” que, por supuesto, no lo son.

Video Sunshine Don’t confuse Love & Abuse.

No tiene que ver con “lo que hacemos o no hacemos”, nuestra pareja tampoco es 100% consciente de lo que está provocando en nosotros. No es una cuestión de <buenas o malas intenciones>, muchas veces tiene que ver con procesos de crianza diferente y, por supuesto, normalización de conductas y patrones agresivos.

 

El abuso es la acción y efecto de abusar. Este verbo supone usar mal, excesiva, injusta, impropia o indebidamente algo o alguien.

 

Tipos de Abuso

 

1. Abuso de autoridad: abuso que comete un superior que se excede en el ejercicio de sus atribuciones.
2. Abuso de la fuerza: una fuerza de seguridad, como la policía, ataca violentamente a un civil, haya sido provocado o no, ya que de ninguna manera puede justificarse la violencia contra el pueblo por parte de quien promete protegerlo.
3. Abuso de confianza: abuso consistente en engañar o perjudicar a alguien que, por inexperiencia, afecto o descuido, le ha dado crédito.
4. Abuso de derecho.
5. Abuso sexual: delito consistente en la realización de actos atentatorios contra la libertad sexual de una persona sin violencia o intimidación.

 

Aquí radica la importancia de reconocer y monitorear nuestro cuerpo y las señales que éste nos envía; todos sabemos cuando ocurren cosas que “no nos hacen sentir bien” o que incluso no deseamos para nuestra vida.

CONSECUENCIAS DEL ABUSO Y VIOLENCIA

 

1. Silencio y Aguantar: Sentimos vergüenza, culpa y miedo.

 

El abusador va a buscar la manera de protegerse mediante estrategias de manipulación. Generará sentimientos de culpa en la persona abusada, acompañado de vergüenza y miedo de algo peor que puede suceder. El objetivo del abusador es invisibilizar la situación.
La consecuencia directa es explotar y una expresión desmedida de la violencia contenida: autolesiones, suicidio o agresividad.

 

2. Malestar: síntomas intensos, cuya aparición puede entenderse por el contexto y la situación experimentada.

 

– Emociones intensas de angustia, ansiedad, miedo, tristeza, rabia e irritabilidad, desconfianza, desamparo, etc.
– Negación o minimización.
– Sensación de desconexión emocional.
– Fatiga, cansancio, falta de energía, mareos.
– Síntomas gastrointestinales como dolor de estómago y/o diarrea.
– Incremento de dolores corporales generalizados.
– Dificultad para dormir, pesadillas o exceso de cansancio y sueño.
– Sensación de opresión en el pecho o falta de aire.
– Dificultad para pensar, concentrarse, confusión y preocupación.
– Sensación de inseguridad y vulnerabilidad.
– Aislamiento social.

 

3. Estrés: dificultad para enfrentar la situación, aparece la angustia, irritabilidad y levantamos defensas. Probablemente tendamos a aislarnos.

 

Se entiende el estrés como situaciones amenazantes que exigen el máximo potencial de la persona para solucionarlo. Las principales estrategias son ATACAR o HUIR. Lo que determina si es un estrés “saludable” o no, es el tiempo.

Se caracteriza por ser actual y tener cierto grado de control sobre la situación.

 

La ANSIEDAD por otro lado es una preocupación sobre el futuro en la que no se tiene control sobre la situación. Se caracteriza por la presencia de EXPECTATIVAS, las que te posicionan en el lugar del EXPECTADOR (pasivo) y te vuelve dependiente del otro o el entorno.

 

¿Qué hacemos cuando nos damos cuenta que estamos frente a situaciones incómodas, desagradables, vergonzosas  denigrantes o de violencia?

Nadie nos enseña a resolver estos conflictos de la vida y que se vuelven aún más complejos para por todos los aspectos emocionales y sociales involucrados

 

SI NO SABES QUE HACER, RESPONDE ESTAS PREGUNTAS

 

¿Es esto lo que quiero para mi vida?
¿Es este el amor que merezco?
¿Qué y por qué estoy aguantando esto?
¿Qué es lo peor y lo mejor que puede pasar de continuar con esta relación?
¿Qué es lo peor y lo mejor que puede pasar de terminar con esta relación?
¿El terminar una relación significa que fracasé como persona?
¿Qué entiendo por amor y expresiones de afecto?

 

Recuerda que uno de los indicadores más importantes de una patología psicológica es el AISLAMIENTO (alejarse de personas significativas, dejar de realizar actividades placenteras, dejar de comunicar, entre otros).

 

No olvides que existen profesionales capacitados para acompañarte en este proceso, la vida se debe disfrutar y el momento de ser felices es AHORA. Se consciente de la importancia de tomar decisiones que te acerquen al bienestar biológico, físico, psicológico y de tu entorno.

¿CÓMO SOLUCIONARLO?

Es altamente probable que necesites de apoyo de algún psicólogo e incluso psiquiatra para poder superarlo. No obstante, te deje algunas recomendaciones:

 

1. Reconocimiento emocional y expresión emocional

Existe todo un UNIVERSO DE EMOCIONALES. Cuando dos personas se encuentran y uno pregunta “¿cómo te sientes?”, muchas personas se limitan a responder “bien”. Pero hay otras personas capaces de matizar más y pueden responder: satisfecho, entusiasmado, alegre, enamorado, feliz, indignado, ansioso, triste, decepcionado, frustrado, entro otras múltiples opciones. El listado se puede alargar hasta más de quinientas posibles palabras que describen emociones que se pueden utilizar par explicar cómo nos sentimos.

Al conocer más palabras podremos expresarnos de mejor manera y de esa manera nos podrán entender con mayor facilidad. Primero debemos conocernos y entendernos a nosotros mismos para después vincularnos con otras personas.

MIRA ALGUNAS DE LAS GALAXIAS DEL UNIVERSO DE EMOCIONES 

2. Establecimiento de límites de bienestar y reconocimiento de límites de malestar.

 

El límite de malestar se caracteriza por aguantar y te llevará siempre a explotar.

El límite de bienestar es el límite en donde debes y mereces mantenerte. Construye una vida que te haga sentir tranquilo/a.

3. Entendimiento, empatía y comunicación efectiva.

 

La comunicación es uno de los principales medios por los cuales las personas se afectan entre si. Luntz (2008), describe el proceso de toma de decisiones y la comunicación basado en la sensación en lugar de la información. “El 80% de nuestra vida es emoción, y sólo el 20% es intelecto”. EN general, estamos mucho más interesados en cómo nos sentimos que en la forma en que pensamos. Yo puedo cambiar mi forma de pensar, pero el cómo me siento es algo más profundo y más fuerte, y es algo que está dentro de mi.

4. Reconocer la diferencia entre AFECTO, RELACIÓN y VÍNCULO.

 

La mayoría cree que el afecto, tipo de relación y vínculo se correlacionan entre ellos o que incluso son lo mismo, pero ¡Se equivocan! Reflexionemos al respecto:

 

Cuando conocemos a alguien y encontramos atractiva a esa persona, al tener la oportunidad de compartir y darnos cuenta que es agradable y que existe “química” probablemente pensaremos inmediatamente en tener algún tipo de romance si es que se da el contexto necesario.

 

NOS ATRAE > SIMPATÍA > CONFIANZA > RELACIÓN AMOROSA

 

Hasta el momento parece simple. Pero cuando comenzamos a vincularnos de manera más seguida y comenzamos a construir sentimientos más profundos y adquirimos compromisos, todo se vuelve más compleja y complicado. Rápidamente pasamos de:

 

“Andar/Pinchar” a un “Pololeo” para luego avanzar a “Convivir” o “Noviazgo“ para finalizar, ocasionalmente en un “Matrimonio”.

 

De hecho, las nuevas generaciones evitan utilizar esta terminología y proponen relaciones abiertas debido a su aprendizaje y su observación de relaciones que fracasan constantemente.

Cuando estamos en una relación saludable todo parece sencillo y simple. El problema radica cuando aparecen las agresiones, los abusos y la violencia.

 

¿Debo terminar con esta persona?, ¿Debo separarme?, ¿Cómo me separo de esa persona si aún la amo?, ¿Qué pasa si deseo continuar en contacto con su familia?, ¿A mi familia le encanta mi pareja?, ¿Encontraré a alguien más?, ¿Tengo que empezar todo de nuevo?

 

Rápidamente encaramos en un cuestionamiento de seguir o no con la persona, incluso consideramos nuestro AFECTO en la toma de decisión: “aún siento amor” y eso nos limita en nuestro actuar.

 

La respuesta no está en terminar o no de manera inmediata (A menos que la violencia ponga en riesgo nuestra integridad física o psicológica, en ese caso debemos terminar lo antes posible). Se debe entender que probablemente, si sientes amor, puede que esa sensación perdure en el tiempo y eso no es algo malo. La decisión no tiene que ver con lo que sientes; tiene que ver con tu bienestar. El afecto es algo que no podemos controlar; si nos simpatiza alguien o lo detestamos, si encontramos atractivo o no a alguien. Es prácticamente un gusto adquirido con el tiempo y ¡En gustos no hay nada escrito!

 

 

¿Qué hago entonces?

Te propongo el siguiente ejercicio de “Control” (Aun que el control no existe, pero no estás preparado para esa conversación jaja)

 

Veamos cuanto control tienes sobre el AFECTO:
– ¿Puedes hacer que alguien que consideras desagradable te simpatice mediante tu pensamiento?
– ¿Puedes querer a alguien a quien no te nace?

 

*Los ejemplos pueden ser infinitos, pero nuestro control sobre el AFECTO son bastante limitados.

Veamos cuanto control tienes sobre LAS RELACIONES:

– ¿Puedes dejar de tener una jefatura? (Probablemente puedas, pero las consecuencias de la cesantía lo volverán difícil).
– ¿Puedes terminar una relación amorosa de manera fácil? (Probablemente no, no estarías leyendo este blog y tiene consecuencias en varias aspectos de tu vida).
– ¿Puedes dejar de ser hija/mamá/hermana? (No puedes)

 

*Existen más ejemplos, pero podríamos decir que tienes un poco más de control que los AFECTOS, pero también es bastante limitado.

Veamos cuanto control tienes sobre EL VINCULO:
– ¿Puedes relacionarte de manera más distante con una amistad tóxica?
– ¿Puedes ver más seguido a tus abuelos?
– ¿Puedes evitar hablar de algunas temáticas?
– ¿Puedes prohibir algunas conductas en casa?
– ¿Puedes ignorar a alguien en redes sociales e incluso bloquear?

*Claramente podríamos encontrar más ejemplos, lo interesante es que solo en LA MANERA DE VINCULARNOS encontramos un poco de control y ahí radica una las grandes importancias de la psicoterapia: LAS ESTRATEGIAS VINCULARES.

No propongo de buenas y primeras terminar una relación si es que existe amor y respeto. La violencia se puede entender (no justificar) por muchas razones, lo importante es tener la apertura al cambio y con eso incluso se puede acceder a TERAPIA DE PAREJAS, construir un lenguaje del amor y establecer límites saludables. El bienestar es responsabilidad de cada uno.

 

Si tu pareja no muestra apertura frente al cambio, no te respeta, no acepta tus limites, aún amando, debes tomar la decisión de terminar y cortar con ese tipo de relación y tener la valentía de enfrentar la vida desde otro foco. Desde el amor propio (Que es lo que mereces).

 

Recuerda que no estamos solos, nos podemos acompañar y apoyar.

 

Si necesitas asesoramiento o te gustaría iniciar un proceso psicoterapéutico puedes escribirnos a Neltume Centro o directamente a mi; búscame como Psicólogo Gustavo Minder en cualquier Red Social y me encontrarás.

  • Ps. Gustavo Minder

    Director Neltume Centro

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+
No Comments

Post A Comment

Síndrome de Turner, teoría y testimonio

¿Qué es el Sindrome de turner? cuáles son las causas y consecuencias de presentar esta anomalía genética conocelas aquí, además de ser testigo del testimonio de nuestra fonoaudióloga como paciente de esta condición.

Read More »

El eneagrama: las 9 máscaras del ego

El Eneagrama es un sistema de clasificación de la personalidad que describe patrones sobre cómo las personas interpretan el mundo y manejan sus emociones. El Eneagrama describe nueve tipos diferentes de personalidad y ubica a cada uno de estos tipos en un diagrama de nueve puntas que ayuda a ilustrar cómo estos tipos de personalidad se relacionan entre sí. El nombre Eneagrama proviene del griego: Ennea significa nueve y Gramma significa trazo.

Read More »

7 CONSEJOS PARA SUPERAR EL MIEDO AL DENTISTA

 El miedo al dentista es más común de lo que parece. Este temor puede tener diversos orígenes, tales como, malas experiencias previas siendo niño o adulto, el tener conocimiento de una vivencia ajena negativa en el dentista, miedo a que el tratamiento duela, pánico a las agujas o a los sonidos y olores propios de la consulta dental. También influye la postura incómoda y el saber que debes mantener la boca abierta durante un largo periodo de tiempo, lo que sumado a la incertidumbre de no saber qué es lo que te van a hacer, aumenta los niveles de ansiedad con respecto al procedimiento dental, sin olvidar la carga de estrés que genera enfrentarse a saber el costo económico del tratamiento.   

Read More »

CLAVES PARA USAR LA CULPA A TU FAVOR

¿Por qué me siento culpable todo el tiempo? Según la psicología cognitiva la culpa se deriva de una serie de creencias que tenemos que nos conducen a ver la vida a través del lente de “provoco a los demás sufrimiento”. ¿Cómo adquirimos esas ideas tan negativas sobre nosotros mismos y el mundo?

En este blog encontrarás las claves para entender en su totalidad la Culpa; sus beneficios y trampas y cómo usarla a tu favor.

Read More »