Neltume Centro

Namesoata: la palabra sagrada que en occidente pocos conocen

 

Por Juan Pablo Chávez

Psicólogo Clínico de Neltume Centro

Hoy les hablaré de algo que para mí es tremendamente valioso, y para eso dejaré entre paréntesis al psicólogo y al paradigma científico por un momento, para hablar desde otro lugar, desde una cosmovisión diferente desde donde entender la vida y a lo humano, pero conservando de igual manera la rigurosidad en sus planteamientos. Lo que les traigo hoy, es un concepto que conocí y aprendí a aplicar hace algunos años, y cuyos orígenes se remontan a la india arcaica de hace 3500 años atrás. Es un concepto en sánscrito, que, si decimos interesarnos en las enseñanzas de esas culturas que nos dejaron semejantes joyas como el budismo o el hinduismo, se hace necesario incorporarlo y hacerlo partes de nuestras vidas, porque, sencillamente, es la puerta de entrada a su correcta aplicación, y, por lo tanto, a que esa aplicación traiga lo que dice traer a nuestras vidas. Es decir, para que funcione.

Esta palabra es Namesoata. Pero antes de entrar directo a hablar sobre el significado de la palabra, y la aplicación práctica de este concepto en nuestras vidas, quiero mostrarles primero, algo que ya se anuncia en el párrafo anterior:

Si para lograr una correcta aplicación, de las enseñanzas del Hinduismo, hay que aplicar el Namesoata, entonces quiere decir, que si no lo he aplicado, entonces todo lo que si he hecho hasta ahora no me llevará a lograr lo que quiero generar desde la aplicación de esa misma enseñanza.

Dicho de otro modo, toda aplicación habiendo ignorado ese referente, llevará por un desvío, que indefectiblemente desembocará en generar otra cosa de lo que se deseó generar. Y eso, nos lleva a algo que toda Enseñanza por igual nos advierte que hay que considerar, para entonces usarlo para apoyarnos sobre eso: La Falla.

Para ser más claro, les daré un ejemplo:

 Supongamos que nos gusta mucho las experiencias extremas y que esta vez queremos experimentar por primera vez lo que se siente saltar en paracaídas. Entonces nos dirigimos a encontrar un lugar donde ofrezcan ese servicio, hacemos distintas cotizaciones, revisamos los valores, las promociones, cuáles son las condiciones, las características del salto, etc. Nos decidimos a contratar el servicio que más nos guste, viajamos al lugar, recibimos la inducción con todas las reglas y consideraciones que hay que tener para realizar un salto seguro, nos subimos a la avioneta, nos paramos en el borde de la puerta abierta y saltamos. Pero, al instructor se le olvidó avisarnos que tenemos que ponernos el paracaídas. El resultado de lo que nos ocurrirá parece bastante predecible. Obviamente es un ejemplo muy extremista, puesto en ningún caso se le permitiría a un novato saltar solo por primera vez, y ese error es grotesco y de un total principiante. Pero con el ejemplo pretendo mostrarles que por mucho que si hagamos algo, y lo hagamos bien, si nos saltamos un referente, el resultado de la experiencia cambia completamente e incluso se nos puede volver en contra. Esto ocurre con cuestiones prácticas como un salto en paracaídas, o con cuestiones mucho más sutiles, como lo es seguir un camino espiritual.

Entonces, eso es lo que ocurre con el concepto Namesoata, y es que por lo general no se lo considera, y tampoco se considera un error no considerarlo. Simplemente se pasa de largo, por inocente ignorancia. Y eso ocurre, porque en el proceso de importar el Hinduismo, y en general, cualquier Enseñanza de Oriente a Occidente, se las recortó, en gran medida, a solo prácticas, sacándolas y secándolas de la nutritiva cosmovisión de origen, como si fueran mercancías para satisfacer una demanda al servicio de las apariencias y de las soluciones rápidas y mágicas.

Y aquí entramos en tema: Lo que si se trajeron fue el “hermano gemelo”, del Namesoata, el Namaste. O incluso siendo generosos, si efectivamente se encargaron de traer el Namesoata, lo que se masificó y popularizó entre las masas no fue ese, sino otro: El famoso Namaste.

 

Yo he escuchado a muchas personas decir esta palabra: “Namaste“. En meditaciones grupales, en encuentros espirituales, en cursos de yoga, de amistades que emprenden caminos espirituales y se acercan a otras prácticas o doctrinas filosóficas orientales, e incluso yo mismo lo decía y lo repetía sin saber qué significaba o qué implicaba realmente decir eso.

El Namaste es una palabra en sánscrito, que se usa como un saludo o despedida especial, cuya traducción al español significa “yo te reverencio ti” o “Yo me inclino ante ti”. Este saludo, representa un reconocimiento desde lo más sagrado, es un acto donde, Lo Sagrado en Uno, se encuentra con Lo Sagrado en el Otro.

 

Lo diré nuevamente: Lo Sagrado en Uno, se encuentra con Lo Sagrado en el Otro.

Y esto ya ubica una cuestión que es Fundamental, en el sentido de que es el fundamento sobre el cual se sostiene esta palabra, y es que, si uno dice que Lo sagrado en mí, saluda a lo sagrado en ti, es porque estoy reconociendo primero, que en mi hay Algo que es Sagrado. Y el problema está en que, desde ese paradigma, lamentablemente para la total decepción del ego, no somos sagrados. Debemos Hacernos Sagrados. No es un estado que nos es dado de nacimiento, es un estado a ser Alcanzado!

Entonces, por ignorancia vamos por la vida diciendo “namaste”, creyéndonos sagrados, sin sospechar que por ignorarlo no solo no somos sagrados, sino que cada día más nos alejamos de eso.


Y solo ahí es donde Namesoata toma un lugar con absoluta y rigurosa precisión. Namesoata significa: Eso está en mi, pero no soy yo. Les doy un minuto para que lo digieran, porque esto es tremendo!
Hay algo que está en mí, pero que no soy yo…


Entonces si aplico Namesoata estoy reconociendo que “eso” que está en mí, no soy yo. “Eso” que está en mí, y que toma la forma de pensamientos, de ideas, de emociones, de discursos, de mandatos, de leyes, de verdades, de todo eso que se nos presenta de forma automática e inconsciente y nos dejamos llevar o dirigir por eso.

Ese acto de reconocimiento del “eso”, es el acto de humilde reconocimiento de que toda tu vida estuviste dirigido por “eso”, que no es otra cosa que el ego, el cascarón mayiábico. Y que, a través del Discernimiento (o Vivveka en Budismo) es posible separar, lo que es de Uno Mismo de “eso” que viene del otro. Es decir, el Namesoata es el primer paso, para reconocer primero, que en nuestras vidas hay algo llamado ego que nos ha dirigido la vida y nos ha separado de lo sagrado en uno, y que eso sagrado está tapado por todo este frágil cascarón. Pero que seguirá tapado si no nos encargamos de vaciarnos de eso, de desocultarnos a nosotros mismos.


Y efectivamente, con total consistencia es posible comprender por qué el Namesoata quedó apartado y despreciado, ya que entonces el ego en cada uno queda sin la amenaza de que nosotros como sujetos seamos alertados, del peligro que implica permitirnos vivir alejados de nosotros mismos. Separar al Namesoata del Namaste fue una eficaz estrategia del ego para que no podamos usar eso a nuestro favor, comprando así un problema al creernos la idea de que solo con el Namaste basta para recorrer un camino espiritual.


Ese reconocimiento, es lo que Buda ubica como viveka, el discernimiento de que hay algo oculto en uno que nos hace de verdad, y que nos dirige la vida sin darnos cuenta, sin incluso interrogamos esos saberes. Esa avidya, o ignorancia del samvriti; esa ignorancia de las percepciones ilusorias, solo se disuelve cuando Cada Uno decide reconocer primero la falla original (símil al pecado original del cristianismo) de haber vividos “hipnotizados”, y entonces pasar a dirigirnos a generar y decidir sostener “La Verdad” que nos conviene sostener, es decir, pasar de “estar” como objeto del samvriti, a decidir liberarnos generando Paramartha.


Habiendo generado y emanado eso, entonces, todo eso que hacía obstáculo se disuelve y no queda otra cosa que El Sujeto; Lo Sagrado de Uno Mismo.

Y entonces, solo entonces nos habilitamos a decir Namaste.


Desde ese lugar luminoso desde donde esa palabra se inviste de poder.

 Desde el único lugar donde merece ser pronunciada.

 Desde Uno Mismo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on facebook
No Comments

Post A Comment

Síndrome de Turner, teoría y testimonio

¿Qué es el Sindrome de turner? cuáles son las causas y consecuencias de presentar esta anomalía genética conocelas aquí, además de ser testigo del testimonio de nuestra fonoaudióloga como paciente de esta condición.

Read More »

El eneagrama: las 9 máscaras del ego

El Eneagrama es un sistema de clasificación de la personalidad que describe patrones sobre cómo las personas interpretan el mundo y manejan sus emociones. El Eneagrama describe nueve tipos diferentes de personalidad y ubica a cada uno de estos tipos en un diagrama de nueve puntas que ayuda a ilustrar cómo estos tipos de personalidad se relacionan entre sí. El nombre Eneagrama proviene del griego: Ennea significa nueve y Gramma significa trazo.

Read More »

7 CONSEJOS PARA SUPERAR EL MIEDO AL DENTISTA

 El miedo al dentista es más común de lo que parece. Este temor puede tener diversos orígenes, tales como, malas experiencias previas siendo niño o adulto, el tener conocimiento de una vivencia ajena negativa en el dentista, miedo a que el tratamiento duela, pánico a las agujas o a los sonidos y olores propios de la consulta dental. También influye la postura incómoda y el saber que debes mantener la boca abierta durante un largo periodo de tiempo, lo que sumado a la incertidumbre de no saber qué es lo que te van a hacer, aumenta los niveles de ansiedad con respecto al procedimiento dental, sin olvidar la carga de estrés que genera enfrentarse a saber el costo económico del tratamiento.   

Read More »

CLAVES PARA USAR LA CULPA A TU FAVOR

¿Por qué me siento culpable todo el tiempo? Según la psicología cognitiva la culpa se deriva de una serie de creencias que tenemos que nos conducen a ver la vida a través del lente de “provoco a los demás sufrimiento”. ¿Cómo adquirimos esas ideas tan negativas sobre nosotros mismos y el mundo?

En este blog encontrarás las claves para entender en su totalidad la Culpa; sus beneficios y trampas y cómo usarla a tu favor.

Read More »