Neltume Centro

| EN TIEMPOS DE EMERGENCIA SANITARIA, ¿CÓMO PODEMOS PREVENIR EN CASA Y MANTENER UNA BUENA SALUD ORAL?

| EN TIEMPOS DE EMERGENCIA SANITARIA, ¿CÓMO PODEMOS PREVENIR EN CASA Y MANTENER UNA BUENA SALUD ORAL?

#MEQUEDOENCASA

ALERTA SANITARIA POR CORONAVIRUS: Tiempo de distanciamiento físico, cuarentena y autocuidado. Durante la emergencia sanitaria insistimos en el llamado a quedarse en casa y cuidarnos entre todos. 

Romy Minder - Cirujano Dentista

Romy Minder - Cirujano Dentista

Subdirectora de Salud
Jefa área Odontológica
NELTUME CENTRO

PREVENCIÓN Y HÁBITOS ORALES

Hoy en día, gran parte de la población en nuestro país (incluso a nivel mundial) se encuentra dentro de los hogares durante todo o gran parte del día.

Como no es recomendable salir de nuestras casas, y el ejercicio de la odontología se ha reducido exclusivamente a urgencias y emergencias dentales, es muy importante  tener herramientas para poder prevenir patologías y así también poder mantener un estado de salud en nuestra cavidad oral.

Sin duda, la prevención asociada a un correcto hábito de higiene oral siempre ha sido muy importante pero, hoy por hoy, cumple un papel fundamental para evitar desarrollar patologías que requieran de nuestra visita a los servicios de salud (ya sean públicos o privados), debido al alto riesgo de contagio desde que salimos de nuestras casas hasta que volvemos a ellas, incluyendo así también el riesgo que existe durante el procedimiento en el centro de salud, y sin olvidar una gran problema sanitario: el colapso de los servicios de salud durante una pandemia.

Como área odontológica entregaremos en este artículo una guía básica de tips para poner en práctica durante estos días, esperando que nuestra querida familia Neltume, y todo aquel que lea nuestro artículo pueda instaurar de forma permanente estos hábitos en sus vidas y familias.

GUÍA ODONTOLÓGICA BÁSICA PARA SEGUIR EN CASA

  1. Hábitos y técnicas de higiene oral para los distintos grupos etarios.
  2. Conductas de riesgo.
  3. Contacto con tu dentista.

1. HÁBITOS Y TÉCNICAS DE HIGIENE ORAL

En estos días se ha estado educado sobre el lavado de manos y su correcta técnica de ejecución, donde por lo menos debemos destinar un tiempo de 30 segundos, para así poder asegurar que éstas queden limpias evitando el contagio de diversas enfermedades, en especial de COVID-19.

IMPORTANTE, NO OLVIDAR: antes de cepillar nuestros dientes, debemos lavar primero nuestras manos, porque como bien sabemos en la actualidad, ellas transportan microorganismos de todas las superficies que tocamos o de todo aquel que nuestras manos tocan, por lo que debemos evitar llevarlas a nuestra cara y obviamente a la boca. 

Ahora bien, cuando pensamos en la cavidad oral, o más bien en nuestra boca y su higiene, no estamos seguros realmente de cuánto tiempo le dedicamos en la práctica al cepillado, ya que frecuentemente estamos pensando otras cosas mientras lo hacemos, incluso conversamos con otros o vemos algo en el celular o la televisión. 

Es importante que sepamos que también existe un periodo de tiempo establecido durante el cual se recomienda cepillarnos los dientes, que corresponde a una estimación del tiempo total en que se logra limpiar todas las superficies de nuestras piezas dentales: 3 MINUTOS, sí tres minutos. 

(Ahora que sabemos cuánto debemos demorar en nuestra higiene oral, veamos qué debemos hacer durante todo este tiempo que, ¿parece poco? o tal vez ¿demasiado?, después me cuentan) 

CEPILLADO DENTAL

Sin duda el cepillado es una de las herramientas de higiene oral que está en el conocimiento y hábito de muchos, desde pequeños se nos enseña que debemos lavar los dientes después de comer e incluso para muchos es bastante divertido hacerlo, más aún cuando la pasta dental tiene sabores bastante “ricos” para el paladar de los niños debido a los saborizantes que buscan hacer más amigable este proceso en nuestros primeros años. 

Su gran importancia radica en que esta técnica genera el arrastre de todos los restos de alimentos que hemos consumido durante nuestras comidas, algo así como “la escoba que barre los desechos”. Es por esto que debemos realizar el cepillado después de cada comida, siendo el más importante el que realizamos durante la noche.

Lo que no todos saben es desde qué edad se debe comenzar con este hábito y bajo qué condiciones. Pues bien, desde que comienza a aparecer el primer diente temporal (de leche), que en promedio es a los 8-12 meses de edad, es cuando debemos implementar el cepillado en los niños y también desde esta misma edad debemos incorporar el uso de la pasta de dientes FLUORADA con una concentración de flúor sobre 1.000 ppm. Lógicamente la única contraindicación para su uso corresponde a los casos de alergia al flúor. 

¿Por qué utilizar pastas con flúor? Bueno, principalmente porque los estudios que se han realizado, han demostrado que otorga varios beneficios a nuestros dientes: aumenta la resistencia del esmalte (lo fortalece), es antibacteriano, es decir, combate la aparición y desarrollo de caries dental, y además permite remineralizar la capa del esmalte cuando ésta se ha debilitado. 

IMPORTANTE: debemos conocer la cantidad de pasta que ponemos en el cepillo, que es distinta para las diferentes edades y lo detallaré a continuación:

Cantidad de PASTA DENTAL a poner en el cepillo según la edad:

Para los niños entre 6 y 18 meses de edad debemos aplicar medio granito de arroz de pasta dental en el cepillo. 

Los niños que tienen entre 18 y 36 meses debemos aplicar un granito de arroz de pasta dental en el cepillo.

En el caso de los niños sobre 36 meses se aumenta la cantidad al tamaño de 1 lenteja, y ésto se mantiene hasta que el niño ha cumplido 6 años de edad, donde debemos modificar el tamaño al de una arveja.

Para los adultos es suficiente utilizar entre 1-2 cms de pasta dental, que es lo proporcional a 1/3 de la superficie de éste. (¡No debemos llenar la superficie del cepillo con la pasta dental!

Otro caso especial es de aquellos adultos que utilizan prótesis removibles, ya que ellos deben cepillar sus dientes (en el caso de aquellos que aún tienen dientes y sólo usan prótesis parciales) con pasta dental, pero sus prótesis NO deben ser lavadas con pasta de dientes, puesto que una de las características de ésta, es que tiene una acción abrasiva (que genera un “desgaste”) y las prótesis al estar hechas de materiales acrílicos (plásticos) se desgastan con facilidad y generan poros que acumulan con facilidad restos de alimentos, haciendo más difícil su limpieza cotidiana. Para ellos es recomendable utilizar jabón líquido neutro y un cepillo (distinto al que utilizan para limpiar sus dientes naturales) o escobilla , después de cada comida. 

OJO: recordar que debemos realizar el cepillado en seco (no mojar el cepillo con agua), y al momento de terminar nuestro cepillado, tampoco debemos enjuagar, sólo debemos escupir y mantener los restos de flúor (de la pasta) en contacto con la superficie dental, ya que así prolongamos su efecto protector. 

Entonces básicamente necesitamos un cepillo y la pasta de dientes. Y es aquí cuando comienzan otras interrogantes: ¿cualquier tipo de cepillo sirve?, ¿tiene que ser de alguna marca en específico?, hay unos con cerdas/filamentos duros, medios y suaves, ¿puedo usar el que más me guste?,  ¿algunos tienen gomitas o formas diferentes, cómo sé cual elegir?, ¿es mejor el cepillo de dientes eléctrico?, ¿qué tipo de pasta de dientes es la adecuada para mí?, ¿hay pastas que blanquean los dientes, es mejor que ocupe esas?,  y así muchas otras.

EL CEPILLO

Las características o requisitos que necesitamos en un cepillo dental son sencillas: 

– Mango recto
– Cerdas/Filamentos suaves o medianos. ¡Nunca duros!
– Tamaño de mango y cabezal adecuado para la edad del usuario y las características de su boca

Ahora bien, sabemos que todas las personas somos diferentes, tenemos habilidades distintas y las características físicas también lo son. Por lo tanto, no se puede recomendar un tipo de cepillo específico, pero sí podemos guiar y orientar en qué aspectos considerar cuando deseamos comprar uno. 

Se ha demostrado que el mango recto logra una adecuada ejecución de la técnica del cepillado, debido a que su forma transmite de forma ideal el movimiento que realizamos con nuestra mano hacia las superficies que estamos limpiando. 

Por otra parte, necesitamos que las cerdas o filamentos de nylon sean suaves o medianas, ya que al cepillar con filamentos duros es muy fácil dañar nuestra encía e incluso nuestro propio esmalte dental.

Finalmente el tamaño del cabezal debe ser de acuerdo a nuestra edad y a la facilidad que nos entrega de acceder a todas las zonas de nuestra boca, específicamente a los molares más posteriores, porque muchas veces se utilizan cepillos muy grandes que no permiten cepillar bien atrás. 

¿Y qué pasa con los cepillos eléctricos?

Bueno, éstos están indicados para aquellos usuarios que tienen problemas con la motricidad fina, o para aquellos cuidadores que deben cepillar los dientes de sus pacientes ya que ellos no lo pueden realizar por sí solos. En aquellos casos donde no hemos podido conseguir tener éxito con nuestra técnica de cepillado, o el usuario no tiene motivación por su higiene oral se recomienda también intentarlo con este tipo de cepillos, ya que de alguna forma puede hacer más interesante y entretenido el proceso. Pero no debemos olvidar que este tipo de cepillos no hace el trabajo por sí solo, y su costo es mucho más elevado que el cepillo convencional.

¿Cuándo debo cambiar mi cepillo de dientes?

El tiempo aproximado para el cambio de cepillo corresponde a 3 meses, aún así depende mucho de nuestro uso, ya que para los pacientes que ejercen fuerza desmedida y son más agresivos con el cepillado (aparte de dañar los tejidos como la encía y el esmalte), normalmente al mes ya podemos ver que los filamentos del cepillo están “chascones” y se indica el recambio. ¿Cómo puedo identificar si mi cepillo está “chascón”? Bueno, hay una técnica muy fácil de realizar en donde al tomar el cepillo lo giramos (dejamos los filamentos mirando en dirección contraria a la nuestra), y si los podemos ver desde éste ángulo, quiere decir que es momento de comprar otro. Como ejemplo, es igual que una escoba vieja, si está “chascona” ya no nos barre con la misma eficacia, y pasa lo mismo en la boca, el cepillo en este estado ya no es capaz de limpiar de forma ideal. 

Aquí les dejo algunas imágenes de los tipos de cepillos que describí con anterioridad:

PASTA DENTAL

Como describí más arriba, debemos poner atención en la cantidad de flúor que posee la pasta de dientes que vamos a comprar, ya que buscamos sus beneficios durante cada cepillado.

Niños: Sobre 1.000 ppm de flúor. (pueden ocupar pasta de adultos, la única diferencia es la cantidad a usar, que describí arriba).

Adultos: Sobre 1.400 ppm de flúor.

En el mercado existen diversos tipos de pastas, con diferentes cualidades. Debemos saber que toda pasta que tenga en su composición la cantidad de flúor descrita nos va a servir. 

Debemos poner atención en aquellas pastas que prometen un blanqueamiento de nuestros dientes, ya que no recomendamos su uso continuo debido al desgaste de las superficies que ésta produce con el paso del tiempo. Tenemos que entender que el mecanismo que ocupan estas pastas es el de la abrasión por micropartículas que van desgastando de forma microscópica la capa del esmalte dental, haciendo que día a día esté mas delgada, y al ir eliminando estas capas se produce un efecto visual por el reflejo de la luz sobre la estructura dental, que hace ver nuestros dientes más blancos de forma momentánea. En otro articulo profundizaré en este tema del blanqueamiento y las tinciones dentales para que estén atentos. 

técnicas de cepillado dental

TIPS PARA BEBÉS SIN DIENTES: Sabemos que el cepillado comienza con la erupción del primer diente de leche en nuestros niños, pero no debemos olvidar que si nuestro bebé está con alimentación complementaria a la lactancia, debemos realizar una limpieza exhaustiva de su boca, ya que los restos de alimento pudieran generar hongos en su paladar y encías. Para ello se recomienda el uso de un paño o gasa húmeda, envolverla en forma de dedal, y luego proceder a limpiar las mucosas del bebé para generar el arrastre de estos restos y evitar así inflamación e infección de sus encías y paladar. 

CEPILLADO EN NIÑOS HASTA 8 AÑOS

En el caso de los niños, desde que aparece el primer diente debemos los padres o cuidadores hacernos responsables de su higiene oral hasta que tengan las capacidades y habilidades motrices que ocurre aproximadamente a los 8 años. 

Cuando aparecen los primeros dientes, debemos lograr que el bebé comience a adaptarse y acostumbrarse al nuevo hábito de limpiar sus dientes después de comer. Lo más imporante a esta edad es que los dejemos practicar a ellos primero más bien como un juego, y luego el adulto debe generar el movimiento de arrastre para eliminar los restos de comida que quedaron en la boca.

La técnica recomendada a esta edad lleva por nombre Técnica de Fones, y consiste en pedir al niño que junte sus dientes y realice amplios movimientos circulares con el cepillo en forma de “ruedas del tren”, abarcando desde el borde de la encía de los dientes superiores hasta el borde de la encía de los inferiores, por todos los dientes de derecha a izquierda. En la superficie masticatoria (es decir, aquella con que masticamos los alimentos), se debe complementar con movimientos de arrastre de atrás hacia adelante. Para finalizar no debe olvidar cepillar la lengua de forma progresiva, ya que probablemente al principio no lo tolere con facilidad. 

En el caso de los niños la duración aproximada del cepillado es de 2 minutos como mínimo. 

CEPILLADO DESDE LOS 8 AÑOS – PARA LOS ADULTOS

En el caso de los adultos, la técnica adecuada se llama técnica de Bass Modificada. ¿En qué consiste? Debemos posicionar nuestro cepillo en un ángulo de 45° con respecto al borde de la encía, y desde allí realizar pequeños movimientos en dirección antero-posterior y de vibración (horizontal), consiguiendo así masajear las encías y eliminar de forma eficaz la placa bacteriana presente. En el caso de las superficies masticatorias realizar el mismo movimiento antero-posterior que en niños, y barrer con los restos de alimentos. Para finalizar también debemos cepillar la lengua de forma suave. 

A continuación les dejo un video donde explico de forma interactiva las técnicas recién descritas:

¡IMPORTANTE!

Para lograr una buena higiene, aparte del correcto cepillado, no podemos olvidar que es fundamental el uso de seda/hilo dental.

Todos los días en la noche es necesario que hagamos uso de esta herramienta, ya que si bien el cepillado arrastra los restos de comida, no puede acceder a los que están entremedio de los dientes, por lo que al pasar la seda podemos removerlos sin problemas. 

Técnica: Primero nuestras manos deben estar limpias, luego cortamos unos 40 cms de hilo aprox. y lo enrollamos en nuestros dedos medios de ambas manos. Dejamos unos 5 cms libres para comenzar a deslizar por nuestros dientes con nuestros dedos índices y pulgares hasta llegar a la línea de la encía. Ahí deslizamos el hilo para remover los restos de comida. Retiramos y descartamos ese trozo de hilo (no volvemos a usarlo en otra zona). Debemos ser cuidadosos de no ejercer demasiada fuerza al insertar el hilo, ya que podemos dañar nuestra encía y generar sangrado. Repetimos el procedimiento entremedio de todos los dientes. 

2. CONDUCTAS DE RIESGO

En estos tiempos donde debemos evitar requerir servicios de urgencia debido al curso de la pandemia, es muy importante considerar ciertas conductas que nos pueden llevar a tener diversos accidentes o inconvenientes con nuestros dientes y boca.

– No muerda o abra cosas con los dientes

No son para ello y cada vez que lo hacemos estamos generando un daño irreparable de la estructura dental. Ejemplos simples de aquello son: cortar papeles,  cintas adhesivas, abrir paquetes de comida, destapar bebidas y cervezas con nuestros molares. Posibles consecuencias: fracturas dentales de distinta gravedad, dolor, sensibilidades. 

– No comer alimentos duros

Este consejo hace referencia a alimentos de consistencia muy dura como calugas, turrones, y en especial cuidado con aquellos que nos pueden sorprender: palomitas. Es muy frecuente en la consulta que el paciente relata estar comiendo palomitas y haber pasado a morder un grano de maiz, lo que trae como consecuencias fracturas dentales de distinta gravedad, dolor, sensibilidades. 

– Cepillado cuidadoso y suave

El cepillado traumático daña nuestras encías, y puede generar grandes sensibilidades y dolores agudos que pudieran llevarte a requerir atención de urgencia.

– Consideraciones de pacientes con tratamientos dentales

En el caso de aquellos que tienen tratamientos de carillas, es muy importante recordar que no pueden realizar fuerzas de desgarro con esas piezas, porque es muy probable que se desprenda y pierda su adhesión al diente. Debemos evitar que nos pase esto, ya que necesitaríamos acudir a la consulta para atención de urgencia. (algo que podemos evitar). Ej: No pueden morder manzanas (deben cortarlas con cuchillo), no pueden comer corontas de choclo y lógicamente no pueden cortar nada con sus dientes. 

Para los pacientes que tienen restauraciones (tapaduras) o prótesis fijas (coronas), no olvidar que nuestro diente ya está debilitado, porque ha sufrido pérdida de su estructura, por lo que en estos casos no se recomiendan alimentos duros y aquellos de consistencia pastosa, porque pueden generar fracturas y desalojo de las restauraciones (que se despeguen). 

3. CONTACTO CON TU DENTISTA

Si seguimos las recomendaciones en casa, y nos preocupamos de mantener una correcta higiene en estos tiempos, es probable que no vayamos a requerir de los servicios de odontología. Aún así, es importante que puedas contar con la posibilidad de contactarte con tu dentista en caso de que tengas dudas o hayas identificado cambios en la salud oral.

Si necesitas asesoría en temas odontológicos o tienes dudas puedes escribirnos a Neltume Centro o a mí, en mis redes sociales de Instagram o Facebook me puedes encontrar como

Romy Minder Henríquez – Cirujano Dentista. 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp
ROMY MINDER - CIRUJANO DENTISTA

ROMY MINDER - CIRUJANO DENTISTA

Subdirectora Salud
Jefe área Odontológica
NELTUME CENTRO

No Comments

Post A Comment