Neltume Centro

apego: El decisivo primer vínculo en nuestra salud mental

Por Juan Pablo Chávez

Psicólogo Clínico de Neltume Centro

El apego es una teoría desarrollada por Jhon Bowlby entre los años 1907 y 1920, que actualmente sigue vigente para explicar aquellas diferencias individuales que hay en las personas cuando se relacionan con un otro. Diferencias que se presentan en su forma de pensar, de sentir o en el comportamiento, aún cuando las situaciones sean muy similares.
El apego guarda relación con los vínculos emocionales que formamos con los demás a lo largo de la vida, en primer instancia con nuestros cuidadores (progenitores o cualquier persona que haya tomado el rol de protegernos, alimentarnos y criarnos), luego con nuestras amistades, compañeros de colegio, colegas, nuestras parejas y nuestros hijos.

En la teoría, existen 3 tipos de apego principales:

Estilo de APEGO seguro:

Es el apego en donde los cuidadores experimentan un sincero interés en el cuidado de su bebé, y se encargan de que expresarlo de manera que su bebé así lo sienta. Además de esa preocupación sincera, también son capaces de reconocer e identificar las necesidades del bebé con bastante precisión y logran satisfacerlas sin llegar a ser invasivos o despreocupados. Son receptivos a los estados de ánimo y responden de manera tranquila, cálida y afectuosa. Además, son capaces de reconocer que el bebé es un ser individual diferente a ellos y que su papel está en favorecer su cuidado y desarrollo. En ese sentido, toman un rol de facilitador y cuidadores de la autonomía del bebé y se encargan de satisfacer sus necesidades durante su desarrollo evolutivo.

Los niños que son cuidados por este tipo de figuras de apego, se mostrarán interesados y entusiasmados en explorar, se sentirán atemorizados y enojados cuando los separen de sus figuras de apego, pero lograrán regular ese malestar y consolarse a sí mismos. Cuando se reencuentren con sus figuras de apego, los recibirán de manera positiva, mostrando deseo de interactuar y mantener el contacto con ellos, interactuando con sus cuidadores y el entorno.
Cuando crezcan, estos niños se convertirán en adultos que se sienten seguros y tranquilos en sus relaciones interpersonales, y podrán identificar qué relaciones les hace daño y qué relaciones son saludables, poniendo límites claros. Serán personas que se sentirán valiosas y queridas, y se sentirán capaces y seguros de aprender, descubrir, sin la necesidad de buscar la aprobación o validación del resto para sentirse seguros. Los adultos con este tipo de apego reconocen cuando se sienten angustiados y son capaces de dar respuesta, pidiendo ayuda los demás si necesitan consejo.

Estilo de APEGO inseguro evitativo:

En este estilo, las figuras de apego muestran conductas de rechazo e incluso de hostilidad cuando el bebé expresa sus necesidades que no han sido cubiertas o cuando simplemente se expresa. Se muestran rígidos e inflexibles en el trato, con una aversión al contacto con el bebé o por el contrario, se lo exigen, limitando la interacción a cuando ellos lo deciden, sin considerar las necesidades afectivas de bebé. Si el bebé se expresa, le hacen callar o restringen esas conductas, o simplemente se alejan, llegando a considerar estas necesidades como excesivas, demandantes o una expresión de debilidad o capricho del este, sintiendo incluso  que el bebé abusa de ellos.

Los niños que son cuidados con este tipo de figuras, las tendrán presente, pero para distanciarse de ellas, y más aún para distanciarse de la intimidad. En esa forma de relacionarse, han aprendido que en la intimidad o al expresar sus necesidades serán rechazados, y no lograrán seguridad alguna si lo hacen. De cierta manera, el distanciamiento es una forma de lograr esa seguridad, al evitar el rechazo si les expresan sus necesidades. Al inhibir sus propias necesidades, logran entonces maximizar la “cercanía” a sus figuras de apego y reducir el rechazo.

Estos niños crecerán en adultos que tienen dificultades para conectar y expresar sus propias necesidades, restringiéndose e inhibiendo sus emociones y deseos. Sobre todo si aprendieron que estas son negativas para el otro, no se permitirán conectar con el enojo, la angustia o el malestar ni buscar ayuda o apoyo en los demás.

APEGO inseguro- ansioso ambivalente:

En este estilo las figuras de apego no son totalmente hostiles, inflexibles o insensibles, pero tampoco son siempre comprensivas, contenedoras, atentos o afectuosos. El trato de la figura de apego con el bebé, depende del estado de ánimo en el que se encuentre en el momento y por lo tanto es contingente a cuestiones que el bebé no entiende ni logra prever. Esta oscilación entre sensible-insensible provoca que el bebé no logre predecir con quién se encontrará en la interacción: si con la figura cálida y contenedora, o la figura fría y distante.
Esta ambivalencia, esta inconsistencia en la interacción genera una fuerte angustia en los niños, que deriva en una profunda hipersensibilidad y constante necesidad de confirmar y reafirmar el vínculo con su figura. Estos niños están tan atrapados en su angustia por obtener cercanía del otro, que su capacidad y deseo de explorar se ve dañada. Incluso, estas figuras de apego pueden llegar a ser intrusivas, al punto de pretender satisfacer necesidades en los niños que ellos no tienen, ni las expresan, entrometiéndose en sus propias voluntades y capacidad de decidir y de identificar claramente cuales son sus reales necesidades. O por el contrario, pasar por períodos extensos donde no conectan ni satisfacen las necesidades psicológicas o físicas del bebé.

Estos niños serán adultos que, aunque quieran estar y compartir con sus personas queridas, sentirán a ratos que estás son molestas, llegando a sentir una intensa rabia en situaciones donde perciben de forma desmedida un abandono ante conductas de separación que pueden ser perfectamente normales.

Relación entre trastornos de apego y psicopatologías

Son decenas las investigaciones que indican la relación que existe entre los trastornos de apego y la posibilidad de presentar un trastorno psicológico, como adicciones, crisis de ansiedad, ataques de pánico, depresión, entre otras.

Si bien desde el nacimiento formamos un estilo de apego, este no es inmutable y es posible cambiarlo al formar nuevos vínculos que nos enseñarán a formar un nuevo estilo. Comenzamos con la forma de relacionarnos con nuestras figuras de apego primarias, pero con el tiempo, pueden aparecer nuevas figuras como nuestros profesores, hermanos. Luego en la adolescencia nuestros amigos serán más influyentes y serán figuras más fuertes, y más adelante, en la adultez temprana, nuestra pareja estable será quien se convierta en nuestra figura principal.

Y en ese proceso de vinculación, existen similitudes tanto en la infancia como en la edad adulta:

-Contacto físico: tanto en las relaciones de apego con las figuras de apego primarias como en las de pareja hay interacciones de contacto y cercanía que son únicas y diferentes.

-Criterios de selección: Nos vinculamos con aquellas personas que responden a las necesidades que tenemos y que son competentes, cercanos y atractivos para nosotros.

-La reacción ante la separación: Aunque los adultos son capaces de gestionar de mejor manera las separaciones, esto es algo que de igual forma crea mucho estrés y ansiedad, y algunos pueden verse afectados dependiendo del estilo de apego que se haya formado.

-Los efectos sobre la salud física y psicológica: El quiebre en la relación con la figura de apego nos hace más susceptibles a padecir enfermedades  físicas y mentales.

Sin duda que la formación de un apego seguro en etapas tempranas de la vida del bebé es lo más favorable a la hora de fomentar la salud mental durante su desarrollo, y las cuestiones que los cuidadores tienen que considerar para generar ese tipo de vínculo son, entre otras, el transmitirles protección y seguridad, fomentarles la autonomía y exploración, explicarles los sucesos que no entiendan, hacerles sentir que son vistos y considerados, ponerles límites de forma sensible, conectar emocionalmente con ellos, estar disponibles, ser consistentes y coherentes.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
No Comments

Post A Comment

Síndrome de Turner, teoría y testimonio

¿Qué es el Sindrome de turner? cuáles son las causas y consecuencias de presentar esta anomalía genética conocelas aquí, además de ser testigo del testimonio de nuestra fonoaudióloga como paciente de esta condición.

Read More »

El eneagrama: las 9 máscaras del ego

El Eneagrama es un sistema de clasificación de la personalidad que describe patrones sobre cómo las personas interpretan el mundo y manejan sus emociones. El Eneagrama describe nueve tipos diferentes de personalidad y ubica a cada uno de estos tipos en un diagrama de nueve puntas que ayuda a ilustrar cómo estos tipos de personalidad se relacionan entre sí. El nombre Eneagrama proviene del griego: Ennea significa nueve y Gramma significa trazo.

Read More »

7 CONSEJOS PARA SUPERAR EL MIEDO AL DENTISTA

 El miedo al dentista es más común de lo que parece. Este temor puede tener diversos orígenes, tales como, malas experiencias previas siendo niño o adulto, el tener conocimiento de una vivencia ajena negativa en el dentista, miedo a que el tratamiento duela, pánico a las agujas o a los sonidos y olores propios de la consulta dental. También influye la postura incómoda y el saber que debes mantener la boca abierta durante un largo periodo de tiempo, lo que sumado a la incertidumbre de no saber qué es lo que te van a hacer, aumenta los niveles de ansiedad con respecto al procedimiento dental, sin olvidar la carga de estrés que genera enfrentarse a saber el costo económico del tratamiento.   

Read More »

CLAVES PARA USAR LA CULPA A TU FAVOR

¿Por qué me siento culpable todo el tiempo? Según la psicología cognitiva la culpa se deriva de una serie de creencias que tenemos que nos conducen a ver la vida a través del lente de “provoco a los demás sufrimiento”. ¿Cómo adquirimos esas ideas tan negativas sobre nosotros mismos y el mundo?

En este blog encontrarás las claves para entender en su totalidad la Culpa; sus beneficios y trampas y cómo usarla a tu favor.

Read More »