Neltume Centro

AMOR EN TIEMPOS DE CUARENTENA

Gustavo Minder

Psicólogo Clínico

DIRECTOR NELTUME CENTRO


Rima XXI

Uno de los poemas de

Gustavo Adolfo Bécquer

más famosos y memorables.

 

 

“¿Qué es poesía?,

 

dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.

 

¡Qué es poesía!,

¿Y tú me lo preguntas?

 

Poesía… eres tú.”

Ha pasado el tiempo y el distanciamiento físico parece que llegó para quedarse por un buen período de tiempo. Es probable que estemos pasando por una fuerte crisis en este momento, y es en estas situaciones en las que debemos recurrir a energías adicionales para mantenernos firmes.

 

El “amor” es una fuente inagotable de energía que se reestructura en cada etapa y crisis de la existencia de humanidad. Es probable que con ésta pandemia podamos resignificar el sentido de la vida (o por lo menos ajustarlo) y con eso acercarnos un poco a conceptos tan esenciales como es el amor. 

 

Para mí “el amor” ha sido una temática de interés a lo largo de toda mi vida, mucho antes de estudiar psicología investigué a través de la literatura, desde Gustavo Adolfo C. Dominguez B. (más conocido conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, poeta y narrador español y razón de mi nombre), con su romanticismo a través de las letras. Al igual que Shakespeare y su Romeo & Julieta.

Poeta español Gustavo Adolfo C. Dominguez B. más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer.

Amante del cine y series que puedan reflejar el desarrollo de los personajes; con el esfuerzo del crecimiento personal y la lealtad entre personajes. Como también, debo reconocer uno de mis placeres culpables: la música romántica (desde el bolero, hasta alex ubago).

Para obtener respuestas, me acerqué a distintas religiones para entender su concepción del concepto amor (soy creyente de una energía universal, pero mantego distancia de las religiones en si).

 

Obtuve muchas respuestas y eso me hizo crecer mucho desde la humildad. De esa manera también me interesé en aprender de la cultura oriental. Eso me llevó a un aprendizaje experiencial, sin duda.

Desde lo puramente académico, tuve la oportunidad de estudiar psicología en su profundidad y explorar superficilamente la filosofía desde el amor platónico, hasta disfrutar del existencialismo y lo posmoderno del amor líquido.

 

El término amor líquido alude a un concepto creado por el sociólogo polaco Zygmunt Bauman, desarrollado en su obra homónima para describir el tipo de relaciones interpersonales que se desarrollan en la posmodernidad. Éstas, según el autor, están caracterizadas por la falta de solidez, calidez y por una tendencia a ser cada vez más fugaces, superficiales, etéreas y con menor compromiso. Aunque el concepto suela usarse para las relaciones basadas en el amor romántico, Bauman también desarrolla el concepto para hablar en general de la liquidez del amor al prójimo.

Bauman explica cómo en las sociedades del capitalismo avanzado aparecen algunas tendencias que afectan a cómo se entienden las relaciones personales. La tendencia al individualismo hace ver las relaciones fuertes como un peligro para los valores de autonomía personal. A esto se une la generalización de la ideología consumista que provoca la mercantilización de varios ámbitos de la vida. En este sentido, el resto de personas empieza a verse como mercancías para satisfacer alguna necesidad, y el amor se convierte en una suerte de consumo mutuo, guiado por la racionalidad economicista, donde el ethos económico invade las relaciones personales.

En este contexto, los vínculos afectivos estables se convierten en una hipoteca. La idea del matrimonio católico, el hasta que la muerte nos separe, deviene un plazo inasumible en una sociedad marcada por el eterno presente y el usar y tirar de la sociedad de consumo.

Es por eso que este articulo está cargado de experiencias personales y aprendizaje de vida. Cómo debe ser al hablar del amor. Esta no es una verdad absoluta y mucho menos “conocimiento científico”, esto es lo que he podido aprender del amor hasta el momento e información que quizá te puede ser útil en esta cuarentena.

Históricamente el amor ha sido un canal de diálogo, entendimiento y cambio para la humanidad. Y es por eso que hoy te hablaré un poco más acerca de él y cómo expresarlo adecuadamente.

 

El amor se encuentra entre las emociones humanas más codiciadas y valoradas (Wilkins y Garies, 2006).

 

Pocos conceptos son tan controvertidos (amplia gama de fenómenos): intensidad, valencia y duración temporal, y que se utilizan en relaciones, objetos y experiencias.

Aunque la mayoría de las palabras son polisémicas, los lingüistas sugieren que el amor es “polisémico en extremo” Berscheid (2010).

John Lee (1973, 1977) SEIS ESTILOS DEL AMOR

 

Sugirió que habían tres formas “primarias de amor”.

 

  1. Éros (Romántico, apasionado).
  2. Ludus (coqueteo, juguetón).
  3. Storgé (Filial, fratenal, campaña).

 

*Al combinarse estos, surgieron tres tipos más de las permutaciones:

 

  1. Pragma (Racional, sensible – Ludus y Stogé).
  2. Manía (Posesivo, dependiente – Eros y Ludus).
  3. Agape (Caritativo, desinteresado – Eros y Storgé).

Robert Sternberg (1986) SIETE TIPOS DE AMOR

 

Teoría “triangular”, presencia e interacción de tres componentes principales: intimidad, pasión y decisión/compromiso. Sus permutaciones dan lugar a siete tipos de amor:

 

  1. Gusto (Intimidad sola).
  2. Amor enamorado (Sólo pasión).
  3. Amor vacío (Compromiso solo).
  4. Amor romántico (Intimidad y compromiso).
  5. Amor fatuo (Pasión y compromiso).
  6. Amor consumado (los tres).

Una persona puede hablar de su amor por su país, a nadar, de una sinfonía de Mozart, del helado, a su gato, y así sucesivamente. Estos tipos de amor son una presencia incómoda en el contexto de los modelos anteriores, donde es necesario, ya sea, (a) negar que estas formas constituyan estrictamente el amor per se, o (b) estirar los modelos de manera incómoda para que sus inclinaciones románticas los estilos de amor se exiendan a áreas inusuales.

 

Se podría incluir como componentes “primarios”; cuidado, conexión y aprecio. Estos podrían considerarse primarios ya que su sola presencia, en ausencia de los componente primarios de Lee o Stemberg, justifican el uso “legítimo” de la palabra amor.

SABORES DEL AMOR

El psicólogo Tim Lomas recopiló más de 600 palabras en 50 idiomas que describen los diferentes tipos de amor. Su investigación muestra lo complejo y variado que es este sentimiento.

 

“Sin duda, no existe una palabra que dé cuenta de la amplia gama de sentimientos y experiencias que envuelve el amor” (Lomas)

 

Para desarrollar una tipología más amplia de formas de amor, se llevó a cabo una revisión cuasi sistemática de palabras intraducibles relacionadas con el amor. (No había suficiente material en las revistas de psicología académica, lo que significa que una revisión sistemática convencional, utilizando bases de datos académicas estándar, no era factible. La revisión involucró varias etapa: 1) Búsqueda de palabras relevantes. 2) Verificación. 3) Teoría fundamentada).

 

Se dio prioridad a 152 palabras. Éstas fueron examinadas cuidadosamente por su contenido temático. Se agruparon en categorías en función de su similitud temática. Se generaron 14 categorías separadas. “14 tipos o ‘sabores’ de amor” fueron identificados.

1. MERAKI: Amor experiencial.
Es el amor que sentimos por ciertas actividades, experiencias o vivencias, como practicar algún deporte, cocinar o viajar.

 

2. ÉROS: Amor estético.
Se refiere al amor que podemos sentir hacia objetos o conceptos que nos causan admiración y anhelo, como una obra de arte.

 

3. CHOROS: Amor arraigo.
Es el amor que sentimos por un lugar, especialmente al que llamamos hogar.

 

4. PHILIA: Amor de amigos.
Es el lazo que nos une a nuestros amigos. Es el sentimiento con base en el que se construye una amistad y que despierta confianza. Es lo que en español llamamos cariño. (Poyetun)

5. PHILAUTIA: Amor propio.
Se refiere al autoestima y la capacidad que cada quien tiene de quererse y cuidarse a sí mismo.

 

6. STORGE: Amor familiar.
Se refiere al cuidado y el afecto que prima entre quienes comparten lazos familiares. (Son comunes los casos en que un amigo es tan cercano que se considera parte de la familia).

 

7. EPITHYMIA: Amor pasional.
Es el tipo de amor que despierta la pasión romántica y los deseos sexuales. En Chile, la etnia yagán usa la palabra mamihlapinatapei para referirse a dos personas que se cruzan miradas para expresarse que se desean mutuamente.

 

8. PAIXNIDI: Amor juguetón.
Esta palabra significa “juego” y se refiere al tipo de amor coqueto que involucra atrevidas muestras de afecto. En idioma tagalo existe la palabra gigil, que se refiere a las ganas irresistibles de pellizcar o apretar a la persona a quien se quiere.

 

9. MANÍA: Amor posesivo.
Es el amor basado en la dependencia, que generalmente está asociado a sentimientos de posesión, ansiedad y manipulación. En francés, lo describen como amour fou, que se traduce como “amor loco”.

10. PRAGMA: Amor racional.
Es el contrario a la manía. Se refiere al amor duradero y sosegado que está más relacionado con el compromiso a largo plazo y las ganas de construir una vida juntos más allá de que con el tiempo el deseo y la pasión disminuyan.
En coreano, el término noun jeon se refiere a una afinidad o conexión que no necesariamente está acompañada del romance.

 

11. ANÁNKE: Amor desventurado.
Es lo más cercano al amor a primera vista, ese sentimiento de conocer a alguien y sentir que queremos estar con esa persona para siempre, como si estuviéramos destinados a estar juntos.

En japonés, se usa el término koi no yokan para explicar la sensación de haber conocido a alguien de quien será inevitable enamorarse.

Este amor muchas veces se relaciona con el de los amantes desventurados, quienes a pesar de sentir que están destinados a estar juntos, la vida se encarga de separarlos.

 

12. AGAPE: Amor compasivo.
Es el tipo de amor que mueve hacia la compasión desinteresada e incondicional, como por ejemplo el sacrificio que unos padres hacen por el bienestar de sus hijos o a las obras de caridad.

 

En el idioma pastúnm del sur de Asia, la palabra melmastia significa mostrar bondad y hospitalidad con otras personas, especialmente hacia extraños.

 

13. KOINONÍA: Amor momentáneo.
Tiene que ver con esos chispazos en los que por unos segundos sentimos conexión con alguien. Es un instante en el que nos sentimos identificados, en los que con solo mirarse dos personas saben que están pensando exactamente lo mismo.

 

En francés, la palabra que mejor los explica es frisson, que significa emoción o escalofrío y que se usa para describir esos momentos en que dos personas sienten emoción y algo de miedo al ver la potente conexión que se ha creado entre ellos.

 

14. SÉBOMAI: Amor reverencial.
Es el amor sumiso y devoto hacia una divinidad o un ser superior. Por extensión, también se refiere al amor que se puede sentir por ídolos como actores o cantantes, por quienes algunas personas profesan un sentimiento casi religioso.

Si llegaste a este punto, me imagino que estás con la apertura necesaria para resignificar tu concepto de amor. Te propongo dejar el “Amor Romántico de lado” y comenzar a construir un concepto de amor sólido y consolidado para que llenes ese vacío dentro de ti y ocupe cada espacio de tu ser.

 

Vamos a entender al “Amor Romantico” como el proceso de enamoramiento que se dispara por la producción de dopamina, el poderoso químico del amor. Su producción empieza cuando se activa el amor romántico, cuando entre viarias personas, escogemos una. El amor romántico funciona como una emoción: es instantánea, intensa y de corta duración; así se explica el amor a primera vista.

Avanzada la relación, se ha descubierto que en las personas enamoradas, el lóbulo frontal (el encargado de la toma de decisiones y planificación) esta totalmente apagado.

 

Esta es una posible explicación para que personas que enfrentan escenarios de abuso o violencia se mantengan en la relación. Que algunas personas se enamoren de alguien comprometido, que experimentemos amores tan intensos como “el amor de verano”. Dejamos de lado el pensamiento crítico y tendemos a idealizar a la persona que tenemos al frente (incluso sin conocerla en profundidad) y dejamos de escuchar los “consejos” de nuestro circulo cercano.

 

Es por esta razón que entender el amor, desde el prisma del romanticismo nos lleva a un camino muy peligroso.

Muchas personas que creen en el amor romántico constantemente salen dañadas de sus relaciones, esto se debe principalmente por que mantienen la idea irracional de que se debe ejercer el amor sin condiciones, sin beneficios más allá de la experiencia del amor (McElroy, 1996).

 

Según Lewis (2007), quien ama de esta forma lo hace en base con las siguientes consecuencias:

 

  1. Asimetría: como hay amor incondicional, una parte deja de obedecer compromisos, por lo que uno da y el otro no.
  2. Búsqueda de contacto: aparecen situaciones de rechazo, pues el contacto puede desaparecer totalmente.
  3. Percepción trágica: el cine y la literatura refuerzan la idea del amor incondicional, por lo que las personas que aman así, encuentran su propósito en estos personajes, dándole sentido a los que viven.
  4. Fantasía: se suelen imaginar situaciones en que el amor es bueno, para contrarrestar los dolores del mundo real.
  5. Dudas: como no hay compromiso, la otra persona podría no amarme como yo a ella.

¿Por qué nos cuesta tanto relacionarnos de manera saludable? POR EL APEGO.

 

Apego significa un vínculo afectivo o enlace entre un individuo y una figura de apego (por lo general un cuidador).

 

La teoría del apego es un estudio interdisciplinario. Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, los huérfanos y sin hogar presentaron muchas dificultades, y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le pidió al psiquiatra y psicoanalista John Bowlby que escribiera un folleto sobre el tema, que él tituló privación materna. La teoría del apego surgió de su trabajo posterior sobre las cuestiones planteadas.

Las investigaciones realizadas por la psicóloga del desarrollo Mary Ainsworth en la década de 1960 y 70 reforzaron los conceptos básicos, introdujeron el concepto de «base segura» y desarrollaron la teoría de un número de patrones de apego en recién nacidos: apego seguro, apego inseguro-evitativo y apego inseguro-ambivalente. Posteriormente, fue identificado un cuarto patrón, el apego desorganizado.

 

Al final de los años 1980, Cindy Hazan y Phillip Shaver extendieron la teoría del apego a las relaciones románticas adultas. Se identificaron cuatro estilos de apego en los adultos: seguro, ansioso, preocupado, evitativo-independiente y con miedo-evitación. Ellos corresponden aproximadamente con las calificaciones de los recién nacidos: seguro, inseguro-ambivalente, inseguro-evitativo y desorganizado/desorientado.

Los adultos con apego seguro tienden a tener una visión más positiva de sí mismos, sus parejas y sus relaciones. Se sienten cómodos con la intimidad y la independencia, equilibrando los dos.

 

Los adultos preocupados-ansiosos buscan mayores niveles de intimidad, aprobación y respuesta de la pareja, volviéndose excesivamente dependientes. Ellos tienden a ser menos confiados, tienen una visión menos positiva de sí mismos y de sus parejas, y pueden presentar altos niveles de expresividad emocional, preocupación e impulsividad en sus relaciones.

 

Los adultos desapegados-evitativos desean un alto nivel de independencia, muchas veces evitando el apego por completo. Ellos se ven a sí mismos como autosuficientes, invulnerables a los sentimientos de apego y sin necesidad de relaciones cercanas. Tienden a reprimir sus sentimientos, que trata de rechazo, distanciándose de sus parejas de quien por lo general tienen una visión negativa.

 

Por último, los adultos asustados-evitativos tienen sentimientos encontrados sobre las relaciones, tanto deseantes cuando se siente incómodos con la intimidad emocional. Ellos tienden a desconfiar de sus compañeros y se ven a sí mismos como algo sin valor. Como los despegados-evitativos, los asustados-evitativos tienden a buscar menos intimidad, suprimiendo sus sentimientos.

Hasta el momento podemos comprender teóricamente lo que es el amor y contrastarlo con nuestra experiencia.

 

Bauman describe el amor actual como producto de un individualismo exacerbado, que se ha vuelto un juego, un juego de riesgos, moderno, complejo, donde el secreto es no dejar puertas cerradas a las demás relaciones; éstas se consideran conexiones que pueden desconectarse ante cualquier signo de debilidad o aburrimiento, y la única forma de tener al día las relaciones es nunca perder la frescura.

El posmodernismo del que habla Bauman es producto de las relaciones capitalistas actuales, donde no existe nada seguro, donde la incertidumbre es el pan de cada día y la única constante es la falta de pertenencia, de filiación, el fin de las ideologías.

 

Este posmodernismo trae como consecuencia el hedonismo. Éste, más que una aberración minoritaria, se convierte en el camino cada vez más transitado, siendo la satisfacción inmediata, el narcisismo y las tendencias banales las características definitorias del individuo actual.

 

Por ello, el amor se ha vuelto líquido, fluye, cambia constantemente y toma caminos inesperados, de la misma forma en que cambia el individuo. Ya nada es sólido como lo fue en el pasado – al cual Bauman se refiere con valores más firmes y menos volubles.

 

*Una explicación podría ser por el modelo económico imperante, que nos bombardea constantemente con mensajes, a través del Marketing, de lo que “deberíamos necesitar, aspirar y comprar”. Como también, nuestras experiencias tempranas de apego y el proceso de socialización primaria con nuestra familia y el miedo de volver a sufrir lo que se experimentó en la infancia.

Si el amor romántico no es la respuesta y genera tanto sufrimiento ¿en que nos centramos? … El “AMOR UNIVERSAL”, el amor real.

 

Si no logras desprenderte del Ego posesivo del amor convirtiendo en un objeto al “otro ser amado”, entonces estás muy lejos del amor. Olvídate del amor romántico y da espacio al amor universal, el real.

 

Se logra identificar principalmente desde el autoestima. Desde que somos niños, nos han enseñado a funcionar para un otro, a encontrar a alguien que nos ame, a quien amar: la búsqueda constante de la media naranja. Como si no fuésemos suficientes para este mundo o pero aún, que debemos limitarnos a experimentar el amor con una pareja. No debemos buscar a otra persona, debemos amarnos a nosotros mismos, a la vida y compartir ese amor.

 

Esto no se trata de meditar, regalar dinero, ni leer libros de autoayuda. El amor propio es un estado mental de satisfacción con uno mismo y con el universo.

 

Nuestro físico, nuestros pensamientos, nuestras decisiones, nuestras relaciones y nuestros valores están principalmente involucrados en nuestro amor propio.

Es indispensable estar muy atentos a nuestros pensamientos y sentimientos: nuestras necesidades y deseos. ¿Qué deseamos? Actuar en función de nuestros deseos, de esa manera seremos auténticos y dejaremos de “satisfacer” las necesidades DEL OTRO. Es fundamental establecer límites y ser responsables con nuestro bienestar.

 

DEBES APRENDER A VIVIR DENTRO TUS LÍMITES DE BIENESTAR, constantemente mantenerte saludable y disfrutar de la vida. A los Chilenos en general, se nos educa para Aguantar cosas que sabemos que no están bien y que nos dañan. Es por eso que solo conocemos nuestro Límite de Malestar (donde explotamos) y eso mismo hacemos dentro de nuestras relaciones. No sabemos donde establecer el límite de lo que le permitimos al otro hacer con nosotros y el amor nos confunde aún más.

Para eso debemos ser completamente responsables de nuestra vida, con seguridad y mantenernos firmes. Es indispensable que impidas lo innegociable, tu enseñas al otro como debe tratarse (según lo que permites), es ésta la razón de que el amor propio sea fundamental. Para eso debes desarrollar tus capacidades de comunicación y fortalecer esta área de la relación.

 

Muchos dicen que “Obtienes el amor que merecemos”, en mi opinión creo que obtenemos el amor que permitimos.

 

Siempre he pensado que en los dichos se esconde sabiduría ancestral y uno de los que siempre me ha dado vueltas es “El amor más grande es dar la vida por el prójimo”, siempre me llamó la atención esta frase y creo que es momento de darle una nueva interpretación.

Reflexionemos al respecto; cuando escuchamos esta frase generalmente nos imaginamos a una persona que salta sobre otra persona como escudo humano ante una bala. Para mi eso sería dar LA MUERTE por el otro. Y la frase se refiere a DAR LA VIDA, ¿Qué es la vida?, ¿Cómo entregarle “mi vida” a otro? son algunas interrogantes que he buscado responder.

Para mi la vida se radica en el AHORA (el AHORA contiene el pasado y el futuro; como una concepción cíclica del tiempo), desde esta lógica; lo único que tenemos en la vida es nuestro TIEMPO presente y lo que decidimos hacer con él.

 

Si el amor más grande es dar la vida por el prójimo; mi interpretación sería que “El amor más grande es darle mi tiempo a otra persona”. Entendiendo esta entrega como un ejercicio consciente de vivir la vida y cada momento. Si dos personas se conectan en el AHORA de manera consciente, decidiendo estar en ese momento (sin desear estar en otro lugar, con otra persona o haciendo otra cosa), conectado a esa otra persona, para mi es un milagro. (Vivimos en una sociedad en la que actuamos llenos del otro, sin deseo propio, sin presencia, sin consciencia de nuestras propias decisiones… en piloto automático).

 

Entonces, cuando le damos nuestra vida a otro, nuestro tiempo de manera consciente, le estamos dando nuestro presente. Por eso se llama así “presente” por que es un regalo; que nunca se recupera.

 

Para mi el Amor real, único, es el experimentar la vida, la existencia desde la consciencia absoluta de ESTAR en el AHORA, entregado en su totalidad a la experiencia que se está viviendo. Entendiendo que tenemos pleno control de nuestras decisiones y somos responsables de estar en donde estamos, con quien estamos y con las consecuencias que obtenemos.

De esta manera se puede extender el amor universal a cada vivencia que experimentemos. Conviviendo entre la consciencia, el pensamiento y la experiencia, el cuerpo.

NUNCA COMETAS EL ERROR de considerar que el  AFECTO determina EL TIPO DE RELACIÓN y EL TIPO DE RELACIÓN determina EL TIPO DE VINCULO que debes tener. (Solo debes mantenerte leal a una relación de bienestar contigo mismo).

 

EL AFECTO ES DIFERENTE AL TIPO DE RELACIÓN Y EL VINCULO QUE GENERAMOS.

 

Parece lógico si decimos que una persona que se siente atraída por alguien y comienza a quererlo (afecto) , desee tener una relación amorosa (tipo de relación) y por consiguiente desarrollen intimidad, planifiquen verse seguido y compartir mucho tiempo juntos (Vinculo).

 

Pero esta lógica es una trampa; en este caso parece entendible. Pero cuando nos enfrentamos a alguien que nos dice: “Cómo voy a terminar (tipo de relación) con mi pareja, si lo amo (Afecto)”. Nos damos cuenta de lo peligroso que es perpetuar esta lógica.

Analicemos el nivel de control que tenemos sobre estas variables:

 

1. Afecto: generalmente no decidimos quien nos simpatiza o no, a quien queremos o quien nos genera confianza. (Digamos que tenemos un 5% de control).

 

2. Tipo de Relación: no podemos elegir quien es nuestra familia, probablemente nuestras amistades estén condicionadas a las oportunidades que tengamos de conocer personas y su disponibilidad, no podemos escoger nuestras jefaturas (y es difícil tomar la decisión de dejar un trabajo), generalmente al mantener una relación amorosa por bastante tiempo no sea fácil terminar la relación. (Digamos que tenemos un 30% de control).

 

3. Vinculo: manera en cómo interactuamos con las personas, intensidad, periodicidad, contenido de la interacción, confianza, entre otros. (90% de control).

 

Reflexionemos al respecto…

 

Si decides en base a tus Afectos, estás dejando un 95% de control al OTRO o al AZAR.

 

Si constantemente estás pensando en desechar algún tipo de relación y no te atreves a hacerlo, probablemente generes comportamiento ansioso y evites un montón de escenarios; estudios, trabajo, problemas de pareja. Es probable que no puedas cambiar el tipo de relación con tanta facilidad.

 

Si te ocupas de establecer límites que protejan tu bienestar, que te hagan sentir bien, cómodo/a o tranquilo/a. Estableces pautas saludables de interacción. Te darás cuenta que podrás mantener la mayoría de tus relaciones, sin necesidad de desecharlas y generar tantos problemas a tu entorno.

 

No podemos controlar el afecto, así que te recomiendo que te olvides y dejes de presionarte a “dejar de amar a alguien”, “olvidar a ese ex”, “negar tus sentimientos amorosos frente a alguien”.

Acéptalo, es admirable y una gran oportunidad amar y tener afectos positivos hacia las personas. Eso no significa que debas tener una relación con ellos. Deja de limitar tu capacidad de experimentar el amor, deja el amor romántico y posesivo de lado y AMA UNIVERSALMENTE.

 

Establece límites saludables para ti y comienza a tomar decisiones en cuanto a las consecuencias que tienen tus relaciones. Si no son saludables, si te hacen daño…. SIGUE AMANDO, pero vinculate de una manera más distante de estas personas. (Puedes mantener esa relación, pero más distante o estableciendo tus límites, para que te respeten).

 

Mereces vivir y disfrutar de la vida. Depende 100% de ti.

El amor auténtico, el real, el maduro, el “sano”, es un tipo de amor que es fácilmente reconocible. Pero no siempre se presenta en una relación de pareja (de hecho, según estudios, casi nunca).

 

Stenberg, es el autor de la teoría triangular del amor. Una de las propuestas más aceptadas en la psicología social.

 

Dentro de las características del amor sano, el real, están:

 

  1. Es un amor maduro y auténtico, ambas partes aportan a construir el amor. El amor no nace porque sí, eso se llama atracción. El amor se debe trabajar, y para eso hay que entender. Controlar las emociones, ser maduro.
  1. Es racional y realista, se entiende que sus partes no son perfectas y que la relación puede tener altibajos. Es un amor que se piensa, no solo se siente.
  1. Comparte características con la amistad: hay interés y preocupación por el otro, hay un disfrute. Tu pareja se siente como tu mejor amigo/a.
  1. El compromiso es clave. No hablo de matrimonio, hablo de planes en común y de una visión de futuro a mediano plazo juntos. Es un amor estable, se piensan proyectos más allá del presente.
  1. Existe negociación y comunicación: se hablan y cada uno aporta a entender las necesidades del otro, y poder satisfacerlas. No es amor egocéntrico.
  1. Es auténtico: cada parte de la pareja se comporta tal cual es, existe respeto y por ello el sufrimiento se supera fácilmente con aporte de ambos miembros. Existe, además, amor propio en cada miembro.

RELACIÓN DE PAREJA EN CUARENTENA

 

Estar 24/7 con la pareja parece un sueño hecho realidad, pero para las parejas puede significar un gran desafío. Para superar esta crisis te recomiendo lo siguiente:

 

Primero, comprender que el encierro no implica descuidarse. (El amor propio es fundamental). Parte indispensable de la atracción de dos personas es sentirse atractivo para uno mismo y para otros.

 

  • Manten una buena higiene. 
  • Procura vestirte bien y ponerte guapo/a (Para ti y tu pareja).
  • La privacidad es importante en la relación (mantengan espacios para cada uno). 
  • Respeten la rutina individual.
  • El deseo sexual puede aumentar o disminuir. (Es fundamental comunicar esto, para evitar malos ratos relacionados al rechazo)
  • Puede ser una oportunidad para innovar en el placer y la intimidad sexual.
  • Deben distribuir las tareas del hogar de manera equitativa. No empujes a tu pareja a realizar algo que no sabe: mejor dividan en función a sus habilidades.
  • Procuren tener espacio para ejercicio y ocio. Lo pueden realizar de manera individual o en pareja.

SEPARADOS POR CUARENTENA

 

Para las parejas que se mantienen a distancia en esta pandemia. Ya han pasado varios días, semanas e incluso meses sin verse y no tienen idea de cuándo podrán volver a estar juntos.

 

Deben hablar de la sombra de la relación, que son aquellos temores asociados a dependencias emocionales y necesidad. Un concepto aplicado al amor romántico, que frustra las expectativas de estar con nuestra pareja en momentos de estrés.

 

La idea de “Sin ti no puedo vivir” es irracional. Tiene que ver con temores de nuestro niño interior. Que repercuten hoy. Esto tiende a hacernos reaccionar desde el miedo, bloqueo, ataque, huida, etc. Estas respuestas solo generan malestar y llevan a la pareja al quiebre.

 

¿Qué hacemos?

 

Primero que todo, entender que no existe un paréntesis en la relación. Por favor no caer en ese error: la relación termina o sigue, no hay un término medio, porque eso solo contribuirá a empeorar la ansiedad.

 

Toda pareja que “intenta” estar juntos, está condenada a fracasar. Para que una relación funcione se debe estar seguro.

 

Segundo, guiarnos por las autoridades. Estemos de acuerdo o no con las medidas y el gobierno de turno. Si existen ciertas libertades (sin cuarentena obligatoria), no quiere decir que no exista peligro. El  COVID no discrimina donde haya o no confinamiento. El amor incluye el cuidado de ambos, tanto personal como del otro: si se pueden juntar, que sea responsablemente.

 

Tercero y último, la comunicación: hablen y compartan sus miedos, ansiedades y pensamientos. Son un equipo, y discutiendo o alejándose constantemente no lograrán nada más que romper esa relación. Aprovechen las tecnologías para sentirse cerca. Que el amor esté listo para cuando se puedan volver a encontrar.

COMUNICACIÓN EN LA PAREJA

 

Watzlawick postula que es imposible no comunicar, y Dennett sugiere que toda comunicación es intencional. Así, en una relación, ambas partes están constantemente entregando mensajes, información y expresando.

 

La comunicación en pareja debiera basarse en:

 

  1. Respeto: colaborar en situaciones de conflicto, atender al otro.
  2. Empatía: entender qué está experimentando la otra persona, sus emociones y sentimientos.
  3. Delicadeza: conocer las necesidades del otro.

Si queremos ser efectivos comunicadores de amor, debemos estar dispuestos a aprender el lenguaje amoroso más importante de nuestra pareja. (Gary Chapman – Los cinco lenguajes del Amor).

 

Las personas hablan diferentes lenguajes del amor. En el área de la lingüística hay idiomas principales, tales como el japonés, chino, español, ingles, etre otros. La mayoría de nosotros crecimos aprendiendo el idioma de nuestros padres y parientes, el cual viene a ser nuestra primera y principal lengua, la nativa. Más tarde podemos aprender otros idiomas, pero por lo general con mucho esfuerzo. Estos vienen a ser nuestros idiomas secundarios. Hablamos y entendemos mejor nuestro idioma nativo; nos sentimos más cómodos hablando ese idioma. Mientras más usamos un idioma secundario, mejor nos sentiremos conversando en él. Si hablamos solamente nuestro idioma principal y nos encerramos con alguien que solamente habla su idioma principal, que es diferente del nuestro, nuestra comunicación será limitada. Debemos ayudarnos con señales, guiños, dibujos o representaciones de nuestras ideas. Podemos comunicarnos, pero es difícil. Las diferencias de idioma han separado y dividido a la cultura humana.

 

En el área del amor es igual. Su lenguaje emocional amoroso y el lenguaje de tu pareja puede ser tan diferente como el chino del español. No importa cuánto te empeñes en expresar el amor en español, si tu pareja entiende solamente chino nunca entenderán cómo amarse el uno al otro.

Muchas veces somos sinceros cuando hablamos de amor, pero nuestra pareja no entiende nuestro lenguaje. Ser sincero no es suficiente. Debemos aprender el lenguaje amoroso principal de nuestra pareja si queremos ser efectivos comunicadores del amor.

El enamoramiento no es amor verdadero por varias razones: porque no es un acto de la voluntad, porque no requiere esfuerzo, porque no hay un genuino deseo de que el otro crezca. En definitiva, no es verdadero amor, sino una inclinación instintiva. Sin embargo, la idea no es que se termine, sino que permanezca pero en forma madura. Y esto es posible.

 

Gary Chapman, en su libro “Los lenguajes del amor”, describe los llamados 5 lenguajes del amor. Estos son:

 

  1. Tiempo de calidad (escuchar con atención, realizar paseos, viajes juntos)
  2. Palabras de afirmación (reconocer logros, elogiar, dar ánimo)
  3. Regalos (flores, joyas, poemas, libros)
  4. Actos de servicio (lavar el automóvil, cortar el césped, preparar la comida)
  5. Contacto físico (tomar la mano, dar abrazos, caricias, besos)

Por lo que se puede entender al amor como una decisión que permite su crecimiento. Para eso debes tener la capacidad de reconocer tus propios deseos y ser auténtico en la interacción con otros. Comunicar de manera asertiva y dar espacio a la negociación para alcanzar objetivos compartidos. 

 

La vida nos demuestra una y otra vez (sobre todo en esta cuarentena) que el control es una ilusión y que constantemente debemos adaptarnos a nuevos escenarios. El amor universal es la capacidad de vivir la vida en plena consciencia, decidiendo valorar cada oportunidad que nos toca vivir. 

 

Si no te gusta tu situación actual, tu pareja, tu trabajo CÁMBIALO. Eres el primer responsable de permitir estas situaciones. Establece limites de bienestar como estrategia y protección de tu amor propio. El amor es una extensión de ti mismo, como “la belleza está en los ojos de quien observa”. 

 

Descubre tu lenguaje del amor y el de tu entorno. Aprende a comunicarte y si te falta amor en la vida; entrégalo, ya que la mejor manera de obtenerlo es experimentarlo. No limites las expresiones de amor a una idea romántica, extiende las fronteras a toda actividad que desarrolles. 

 

A donde quiera que vayas, ve con todo el corazón.

 

 

Recuerda que no estamos solos, nos podemos acompañar y apoyar.

 

Si necesitas asesoramiento o te gustaría iniciar un proceso psicoterapéutico puedes escribirnos a Neltume Centro o directamente a mi; búscame como Psicólogo Gustavo Minder en cualquier Red Social y me encontrarás.

  • Ps. Gustavo Minder

    Director Neltume Centro

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+
1 Comment
  • Soraya Villaseca Herrera
    Posted at 12:18h, 17 Mayo Responder

    Creo que lo he leído unas… 3 veces? Y cada vez que lo re-leo siento que aprendo algo nuevo. Gracias por enseñarnos esto!

Post A Comment

Síndrome de Turner, teoría y testimonio

¿Qué es el Sindrome de turner? cuáles son las causas y consecuencias de presentar esta anomalía genética conocelas aquí, además de ser testigo del testimonio de nuestra fonoaudióloga como paciente de esta condición.

Read More »

El eneagrama: las 9 máscaras del ego

El Eneagrama es un sistema de clasificación de la personalidad que describe patrones sobre cómo las personas interpretan el mundo y manejan sus emociones. El Eneagrama describe nueve tipos diferentes de personalidad y ubica a cada uno de estos tipos en un diagrama de nueve puntas que ayuda a ilustrar cómo estos tipos de personalidad se relacionan entre sí. El nombre Eneagrama proviene del griego: Ennea significa nueve y Gramma significa trazo.

Read More »

7 CONSEJOS PARA SUPERAR EL MIEDO AL DENTISTA

 El miedo al dentista es más común de lo que parece. Este temor puede tener diversos orígenes, tales como, malas experiencias previas siendo niño o adulto, el tener conocimiento de una vivencia ajena negativa en el dentista, miedo a que el tratamiento duela, pánico a las agujas o a los sonidos y olores propios de la consulta dental. También influye la postura incómoda y el saber que debes mantener la boca abierta durante un largo periodo de tiempo, lo que sumado a la incertidumbre de no saber qué es lo que te van a hacer, aumenta los niveles de ansiedad con respecto al procedimiento dental, sin olvidar la carga de estrés que genera enfrentarse a saber el costo económico del tratamiento.   

Read More »

CLAVES PARA USAR LA CULPA A TU FAVOR

¿Por qué me siento culpable todo el tiempo? Según la psicología cognitiva la culpa se deriva de una serie de creencias que tenemos que nos conducen a ver la vida a través del lente de “provoco a los demás sufrimiento”. ¿Cómo adquirimos esas ideas tan negativas sobre nosotros mismos y el mundo?

En este blog encontrarás las claves para entender en su totalidad la Culpa; sus beneficios y trampas y cómo usarla a tu favor.

Read More »