Neltume Centro

¿Como afrontamos el estrés? Encuentra cuál es tu estilo de afrontamiento

Por Juan Pablo Chávez

Psicólogo Clínico de Neltume Centro

Por lo general, cuando alguien piensa en estrés, piensa también en otra cosa, y esa cosa son problemas. Podrías estar de acuerdo conmigo en que nadie quiere tener problemas, porque los problemas son estresantes, y el estrés no es muy agradable que digamos. Es más, mientras menos estrés haya en nuestras vidas, parece que es mejor. Pero qué hacemos cuando se nos presenta un problema que no logramos resolver? Qué hacemos cuando este problema nos estresa mucho y nos sobrepasa? ¿qué es el estrés y para qué nos sirve?

 

EL ESTRÉS

 

El estrés es una respuesta fisiológica y proceso psicológico frente a un estímulo amenazante, que nos moviliza a desplegar o aprender los recursos necesarios para dar respuesta a esa amenaza.

 

Entendamos esto con un ejemplo:

 

Imagina que vas caminando por la espesura de la selva amazónica junto a tu grupo de expedición. De pronto, te llama la atención un colibrí que revolotea sobre ti, te quedas mirando y entre tanto asombro te distraes y pierdes de vista a tu grupo. Les intentas divisar sin éxito entre el follaje de la jungla, así que decides avanzar por tu cuenta para alcanzarlos. Avanzas unos cuantos metros, notas una silueta y te enteras que justo frente a ti, a ocho metros de distancia hay un jaguar que te mira fijamente con claras intenciones de abalanzarse sobre ti. ¿Qué haces?

 

Estás frente a una situación estresante, el jaguar significa una clara amenaza hacia tu vida. Las opciones en ese momento son escasas y tienes que pensar rápido. No sabes qué hacer frente a esto, nadie te dijo que te encontrarías con un jaguar en plena jungla. Comienzas a hiperventilar, tu corazón palpita más fuerte para enviar más oxígeno a tus músculos y a tu cerebro, tus pupilas se dilatan, tu atención se agudiza, tu musculatura se tensa. Tu cuerpo está preparado para luchar o para huir y así mantenerte con vida.

 

Dejemos el ejemplo hasta ahí. Ese es un ejemplo extremo de estrés, puesto que en ese caso está en peligro la vida. Pero la lógica es la misma: hay un estímulo que percibimos como amenazante. Evaluamos la situación y revisamos nuestros recursos para enfrentar el problema. Nos preguntamos si nuestros recursos son suficientes para dar respuesta. Decidimos actuar y luego evaluamos la eficacia de esa respuesta. Es decir, si logramos resolver la situación estresante.

 

Afortunadamente, la probabilidad que nos encontremos con un jaguar es bastante baja, pero si estamos expuestos a otros tipos de estresores en nuestra vida cotidiana.

En nuestra vida cotidiana estamos expuestos a diferentes estresores
ESTILOS DE AFRONTAMIENTO
 

Lazarus, uno de los investigadores pioneros en estudiar el estrés y las estrategias que utilizamos para afrontarlo, propone que existen tres tipos de estilos que agrupan diferentes estrategias que usamos  en nuestras vidas para resolver estas situaciones amenazantes.

 

Situaciones como por ejemplo, tener que dar un examen de la asignatura más complicada, estar atrasado con el trabajo y tener una fecha límite muy próxima en el tiempo, tener una discusión con tu pareja y sentarte a conversar sobre lo que ocurrió, llevar a tu hijo o hija al hospital porque tuvo un accidente, encontrar un nuevo trabajo porque no te sientes satisfecha en el que estás, etc.

 

 

En general, las cosas que hacemos para resolver nuestros problemas se clasifican en tres grandes estilos:

 

 

  • Estilo centrado en el problema: los recursos están orientados a resolver de manera lógica y racional la situación problemática.
 
  • Estilo centrado en la emoción: los recursos que utilizamos están orientados a disminuir la respuesta emocional angustiante que genera la situación. Es decir, a sentirnos bien.
 
  • Estilo centrado en la evitación: los recursos están dirigidos a evitar conectar con la situación problemática o las emociones. Sería un esfuerzo por negar cualquier tipo de solución, al negar que efectivamente hay un problema.
 

Dentro de estos tres estilos de afrontamiento ante el estrés, hay diferentes estrategias que se utilizan. Digamos que, si en artes marciales hay diferentes estilos como el karate, el taekwondo o el jiu-jitsu, las estrategias de afrontamiento serían los golpes , bloqueos o agarres que se utilizan.

Quizás gritar te quite la frustración y el malestar por un rato, pero eso no hará que el trabajo se haga solo.
ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO
 
En la bibliografía nos podemos encontrar con una gran cantidad de estrategias de afrontamiento, propuestas por distintos autores. Aquí te dejo 18 estrategias recopiladas por Fernandez-Abascal (2003):
 

Reevaluación positiva: Afrontamiento activo enfocado a crear un nuevo significado a la situación problema, intentando sacar la parte positiva.

 

Reacción depresiva: La persona se siente desbordada por la situación y la enfoca de manera pesimista.

 

Negación: Ausencia de aceptación del problema, por lo que se evita distorsionando la realidad para que su valoración sea acorde con nuestra valoración.

 

Planificación: Análisis racional del problema para generar estrategias que puedan alterar la situación problema.

 

Conformismo: Se da cuando el individuo tiene sensación de falta de control personal sobre las consecuencias del problema y acepta la situación tal y como viene.

 

Desconexión mental: Pensamientos distractivos para evitar pensar en el problema. Es lo que sucede cuando aplicamos la técnica del oso polar.

 

Desarrollo personal: La situación supone un estímulo de aprendizaje que sirve para mejorar nuestras capacidades personales.

 

Control emocional: Regularización de los recursos para mamenar u ocultar nuestros sentimientos.

 

Distanciamiento: Supresión cognitiva de los efectos emocionales que acarrea el problema.

 

Supresión de actividades distractoras: Búsqueda de soluciones centrándose exclusivamente en el problema objetivo.

 

Refrenar el afrontamiento: No hacer nada hasta que no se tenga más información sobre el problema.

 

Evitar el afrontamiento: No hacer nada pero con la previsión de que cualquier cosa que hagamos puede empeorar la situación.

 

Resolución del problema: Realización de una acción directa y racional para solucionar el problema.

 

Apoyo social al problema: Buscar información y consejo en los demás sobre las posibles soluciones al problema.

 

Desconexión comportamental: Evitación de la solución al problema.

 

Expresión emocional: Manifestaciones expresivas de la reacción emocional fruto del problema.

 

Apoyo social emocional: Búsqueda de comprensión en los demás sobre la situación problema.

 

Respuesta paliativa: Búsqueda de situaciones que evitan la situación estresante o nos hacen sentir mejor (comer, fumar, beber…)

El apoyo emocional es una de las estrategias más eficaces para disminuir la angustia emocional.

Dentro de las estrategias más funcionales y con mejores resultados para las personas, se encuentra El Apoyo Social Emocional, El Apoyo Social al Problema, La Reevaluación Positiva, La Resolución del Problema y La Planificación. Por otro lado, dentro de las estrategias más disfuncionales se encuentran La Negación, El Distanciamiento, La Desconexión Comportamental y La Respuesta Paliativa.

 

Hay otra estrategia que no está en esa lista y que quiero destacar de forma particular, y es la Búsqueda de Apoyo Profesional, en el cual rol de psicoterapeuta juega un rol importante para ayudar a la persona en el aprendizaje y desarrollo de nuevas estrategias de afrontamiento que le sean eficaces para resolver sus problemas y disminuir los niveles de estrés.

¿Pudiste identificar qué estilos de afrontamiento sueles utilizar con mayor frecuencia?

 

Si conoces otra estrategia que te sea de utilidad y que no esté en esa lista déjala en los comentarios!

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
No Comments

Post A Comment

Síndrome de Turner, teoría y testimonio

¿Qué es el Sindrome de turner? cuáles son las causas y consecuencias de presentar esta anomalía genética conocelas aquí, además de ser testigo del testimonio de nuestra fonoaudióloga como paciente de esta condición.

Read More »

El eneagrama: las 9 máscaras del ego

El Eneagrama es un sistema de clasificación de la personalidad que describe patrones sobre cómo las personas interpretan el mundo y manejan sus emociones. El Eneagrama describe nueve tipos diferentes de personalidad y ubica a cada uno de estos tipos en un diagrama de nueve puntas que ayuda a ilustrar cómo estos tipos de personalidad se relacionan entre sí. El nombre Eneagrama proviene del griego: Ennea significa nueve y Gramma significa trazo.

Read More »

7 CONSEJOS PARA SUPERAR EL MIEDO AL DENTISTA

 El miedo al dentista es más común de lo que parece. Este temor puede tener diversos orígenes, tales como, malas experiencias previas siendo niño o adulto, el tener conocimiento de una vivencia ajena negativa en el dentista, miedo a que el tratamiento duela, pánico a las agujas o a los sonidos y olores propios de la consulta dental. También influye la postura incómoda y el saber que debes mantener la boca abierta durante un largo periodo de tiempo, lo que sumado a la incertidumbre de no saber qué es lo que te van a hacer, aumenta los niveles de ansiedad con respecto al procedimiento dental, sin olvidar la carga de estrés que genera enfrentarse a saber el costo económico del tratamiento.   

Read More »

CLAVES PARA USAR LA CULPA A TU FAVOR

¿Por qué me siento culpable todo el tiempo? Según la psicología cognitiva la culpa se deriva de una serie de creencias que tenemos que nos conducen a ver la vida a través del lente de “provoco a los demás sufrimiento”. ¿Cómo adquirimos esas ideas tan negativas sobre nosotros mismos y el mundo?

En este blog encontrarás las claves para entender en su totalidad la Culpa; sus beneficios y trampas y cómo usarla a tu favor.

Read More »