Neltume Centro

7 consejos para superar el miedo al dentista

Por Romy Minder

Cirujano Dentista

Jefa Área Odontológica

Subdirectora Área de Salud

NELTUME CENTRO

           El miedo al dentista es más común de lo que parece. Este temor puede tener diversos orígenes, tales como, malas experiencias previas siendo niño o adulto, el tener conocimiento de una vivencia ajena negativa en el dentista, miedo a que el tratamiento duela, pánico a las agujas o a los sonidos y olores propios de la consulta dental. También influye la postura incómoda y el saber que debes mantener la boca abierta durante un largo periodo de tiempo, lo que sumado a la incertidumbre de no saber qué es lo que te van a hacer, aumenta los niveles de ansiedad con respecto al procedimiento dental, sin olvidar la carga de estrés que genera enfrentarse a saber el costo económico del tratamiento.   

          Todos estos miedos llevan a que la persona no asista al dentista durante largos periodos de tiempo, comúnmente años, durante los cuales su salud oral se va deteriorando progresivamente, y se genera este círculo vicioso, donde la persona sabe que tiene patologías a nivel oral pero tiene miedo de asistir al dentista, por lo tanto, lo pospone hasta que los tratamientos son más complejos (y costosos) y posiblemente haya mucho dolor involucrado a consecuencia de su patología. El ser consciente de que tiene problemas de salud oral, muchas veces también genera un sentimiento de culpa en la persona, lo que aumenta los niveles de ansiedad asociados, y probablemente sienta mucha vergüenza, lo aumenta la “necesidad” de posponer la visita al dentista.

          Los dentistas, sabemos y somos conscientes del miedo que muchos de nuestros pacientes sienten al asistir a nuestra consulta, y tenemos algunas estrategias para, en lo posible, disminuir esta ansiedad y hacer más amena la experiencia durante los procedimientos.

          En mi caso particular, me preocupo de tomar los datos personalmente al paciente, ya que de esta forma puedo lograr cierta cercanía y confianza, a modo de que el paciente sienta la libertad de confesar sus miedos y preocupaciones, ya que esto es fundamental para que el proceso de la terapia llegue al éxito. Antes de conocer al paciente, también soy muy estricta en que los horarios de la agenda se cumplan, con un margen no superior a los 10-15 min de retraso, en caso de que alguno de los procedimientos haya tomado más tiempo del esperado. Después de realizar la evaluación, explico detalladamente el estado en que se encuentra su salud oral, el diagnóstico y sus posibles tratamientos y las consideraciones que poseen cada uno de ellos. Así también durante todo el proceso, les pregunto si tienen dudas, ya que me es super importante que el paciente sea consciente de lo que está pasando en su salud y lo entienda, ya que el comprender lo que nos está pasando y sus consecuencias es el único camino para poder lograr cambios en nuestros hábitos y lograr un estado de salud permanente. Durante todos los procedimientos que realizo, le explico al paciente que me puede hacer una seña si es que tiene dolor o si siente la necesidad de que me detenga en lo que estoy haciendo, de esta forma puede tener más control sobre la situación y sentirse más tranquilo durante el proceso, también le voy comentando qué es lo que voy a hacer y lo que probablemente va a sentir, para que no imagine escenarios negativos de acuerdo a lo que siente, y sepa que es normal lo que está sucediendo y que no hay nada malo con ello. Finalmente siempre dejo abierta la posibilidad de que se contacten conmigo en cualquier momento frente a cualquier duda que les surja del tratamiento realizado o de sintomatología que aparezca los días posteriores a la consulta.

Ahora, te dejo algunos tips que pudieran ser útiles cada vez que pienses que debes asistir a la consulta dental:

1. HAZ DE LA VISITA AL DENTISTA UN HÁBITO

          Si mantenemos la idea de que es sagrado asistir a control dental 1 vez al año, cada vez que tengamos que asistir tendremos menos ansiedad asociada, ya que por lo menos desde la última vez que asistimos al control y estaba todo bien no ha pasado tanto tiempo, por lo que nuestra imaginación no podrá crear escenarios tan negativos con respecto a nuestra salud.

2. ELIGE A TU DENTISTA

          Si bien, es imposible saber si el dentista que elegiste va a cumplir con tus expectativas, puedes consultar las experiencias de personas que conoces y preguntar aspectos que para ti son fundamentales (si ha tenido malas experiencias, si atiende a la hora o si explica los procedimientos si se los preguntan, entre otras), si no es posible obtener información de tus cercanos, también puedes revisar las redes sociales o página de la clínica y del profesional, ya que te entregará información valiosa de su forma de trabajar y tal vez puedas percibir algo de su personalidad que te haga pensar si te da confianza o derechamente no te tinca. Si en la primera sesión no te sentiste cómodo con el profesional, no te desanimes e intenta buscar otra opción, ya que es fundamental que sientas confianza en el dentista que va a realizar tu tratamiento.

3. PIDE TU HORA LO MÁS TEMPRANO QUE PUEDAS ASISTIR

          Sería ideal que pudieras tomar de las primeras horas en la mañana, pero si tu horario no lo permite, elige la hora compatible más temprana y sin apuros, ya que la idea es que no te estreses pensando en ir al dentista. De esta forma, no estarás todo el día pensando en que vas a ir al dentista e imaginando diversos escenarios fatalistas al respecto. 

4. NO LLEGUES CON MUCHA ANTICIPACIÓN

          Al igual que en el punto anterior, es importante que solo llegues unos minutos antes de tu cita, ya que el permanecer mucho rato en la recepción va a aumentar tu ansiedad con respecto a los procedimientos dentales. Si vas acompañado, aprovecha el momento para conversar otras cosas no relacionadas al dentista, ya que de esta forma lograrás distraer tu mente de todas esas ideas negativas. Si vas solo, aprovecha de leer, escuchar música o simplemente distraerte con tu celular. 

5. HABLA CON TU DENTISTA

         En la primera sesión, antes de empezar cualquier tipo de tratamiento es fundamental que le expreses a tu dentista tus miedos, preocupaciones o malas experiencias que ya has tenido, de esta forma él podrá utilizar diversas estrategias para hacerte sentir más cómodo y será más cuidadoso con los aspectos que tu le has mencionado. También es importante que si vas a empezar a realizar algún procedimiento, y tu dentista no ha mencionado alguna señal que puedas hacer para poder pausar el proceso frente a alguna necesidad tuya, le preguntes si lo pueden acordar, ya que eso te entregará más tranquilidad. 

6. LLEVA MÚSICA QUE TE GUSTA Y AUDÍFONOS

          Si durante el procedimiento te cuesta mucho controlar la ansiedad y la sesión se te hace eterna, una de las opciones que puedes considerar es llevar tu propia música y audífonos, para que puedas desconectarte un poco de los sonidos y que el tiempo vuele durante la terapia. Ojo que no funciona para todos, ya que el desconectarse de lo que está sucediendo, para algunos aumenta la ansiedad y da más temor sentir diversos estímulos sin estar “preparado” y concentrado en ello. Pero sin duda podrías intentarlo. 

7. LO HAZ INTENTADO TODO Y AÚN ASÍ EL MIEDO ES MÁS FUERTE

          Pudiera suceder que tengas odontofobia, y que el miedo que sientas sea tan grande que realmente no puedes sentarte en el sillón dental sin que tus emociones se descontrolen, lo que imposibilita el realizar cualquier tipo de procedimiento dental. En este caso, se recomienda intentar con técnicas de relajación, apoyo de salud mental con un psicólogo, y/o buscar dentistas que trabajen con sistema de sedación consciente (procedimiento de sedación moderada, pero que no es profunda como la general). 

          Así que ya sabes, no hay excusas, por tu salud debes buscar las estrategias necesarias que te lleven a lograr el éxito y hacer más amena la experiencia de asistir al dentista, ya que si tú estás tranquilo, todo será más fácil. 

     Comparte esta información, y déjame tus comentarios. 

Recuerda que en Neltume Centro somos una familia, si necesitas ayuda sobre cualquier área de tu salud y bienestar no dudes en contactarnos.

Si necesitas asesoramiento o en el futuro te gustaría iniciar un tratamiento dental puedes escribirnos a Neltume Centro o directamente a mi; búscame como Romy Minder – Cirujano Dentista en cualquier Red Social y me encontrarás.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on google
Google+
No Comments

Post A Comment

Síndrome de Turner, teoría y testimonio

¿Qué es el Sindrome de turner? cuáles son las causas y consecuencias de presentar esta anomalía genética conocelas aquí, además de ser testigo del testimonio de nuestra fonoaudióloga como paciente de esta condición.

Read More »

El eneagrama: las 9 máscaras del ego

El Eneagrama es un sistema de clasificación de la personalidad que describe patrones sobre cómo las personas interpretan el mundo y manejan sus emociones. El Eneagrama describe nueve tipos diferentes de personalidad y ubica a cada uno de estos tipos en un diagrama de nueve puntas que ayuda a ilustrar cómo estos tipos de personalidad se relacionan entre sí. El nombre Eneagrama proviene del griego: Ennea significa nueve y Gramma significa trazo.

Read More »

7 CONSEJOS PARA SUPERAR EL MIEDO AL DENTISTA

 El miedo al dentista es más común de lo que parece. Este temor puede tener diversos orígenes, tales como, malas experiencias previas siendo niño o adulto, el tener conocimiento de una vivencia ajena negativa en el dentista, miedo a que el tratamiento duela, pánico a las agujas o a los sonidos y olores propios de la consulta dental. También influye la postura incómoda y el saber que debes mantener la boca abierta durante un largo periodo de tiempo, lo que sumado a la incertidumbre de no saber qué es lo que te van a hacer, aumenta los niveles de ansiedad con respecto al procedimiento dental, sin olvidar la carga de estrés que genera enfrentarse a saber el costo económico del tratamiento.   

Read More »

CLAVES PARA USAR LA CULPA A TU FAVOR

¿Por qué me siento culpable todo el tiempo? Según la psicología cognitiva la culpa se deriva de una serie de creencias que tenemos que nos conducen a ver la vida a través del lente de “provoco a los demás sufrimiento”. ¿Cómo adquirimos esas ideas tan negativas sobre nosotros mismos y el mundo?

En este blog encontrarás las claves para entender en su totalidad la Culpa; sus beneficios y trampas y cómo usarla a tu favor.

Read More »